Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las muertes violentas en El Salvador se disparan más de un 100% en un año

Las muertes violentas en El Salvador en los dos primeros meses del año suman casi 1.400, lo que supone un 118 por ciento más que en el mismo periodo de 2015, según ha informado la Policía Nacional. Es el arranque de año más sangriento en el país centroamericano de este siglo.
En enero se han registrado 738 muertes violentas, entre homicidios y asesinatos, a los que se suman 661 en el mes siguiente, un total de 1.399, cifra que las autoridades salvadoreñas no apuntaban desde hacía 20 años.
En 2015, cuando El Salvador se convirtió en el país más violento de la región, en los dos primeros meses del año se recogieron 643 cadáveres, 336 en enero y 307 en febrero, lo que da idea de la progresión de la tendencia desde entonces, según informa 'El Faro'.
El año pasado dejó una media de 18 muertes violentas diarias en El Salvador, superado únicamente por Siria, donde desde hace cinco años se libra una cruenta guerra con organizaciones terroristas de calado mundial, como Estado Islámico y Al Qaeda.
De acuerdo con los parámetros de Naciones Unidas, si en El Salvador llegaran a alcanzarse 55 asesinatos u homicidios diarios se podría hablar de "epidemia de violencia". La media que arrojan los datos preliminares de la Policía Nacional en estos dos meses de 2016 es de 23.
Si en los diez meses que quedan de año continúa la tendencia actual, 2016 cerraría con más de 8.500 muertes violentas. Para hallar una cifra similar hay que retrotraerse a la guerra civil, que duró doce años y dejó un total de 75.000 víctimas, entre fallecidos y desaparecidos.
Las autoridades salvadoreñas han atribuido este repunte de la violencia al fin de la tregua entre las principales maras, la Salvatrucha y la 18. El Gobierno de Salvador Sánchez Cerén ha prometido más recursos para las fuerzas de seguridad.