Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres muertos y más de medio centenar de heridos tras varias explosiones en Bangkok

Varias personas atienden a una de las víctimas de las explosiones de Bangkok. Foto: APtelecinco.es
Tres personas han fallecido y más de medio centenar han resultado heridos en Bangkok tras varias explosiones. Entre las víctimas hay cuatro extranjeros. La zona donde se han producido las explosiones está repleta de bancos, oficinas y hoteles. Se trata del corazón financiero y turístico de la ciudad. De momento, las autoridades no han facilitado la identidad de los fallecidos ni tampoco de los heridos extranjeros.
Desde el pasado lunes hay en la zona decenas de soldados armados con la misión de mantener en orden a los manifestantes antigubernamentales. De hecho una de las explosiones se ha producido cerca de un campamento de los Camisas Rojas, que exigen la renuncia del primer ministro Abhisit Vejjajiva, junto a una estación de metro.
A raíz del ataque contra la estación de Sala Daeng, las autoridades suspendieron el servicio en un tramo de la línea de metro elevado, conocido por el Skytrain. Las granadas, que según la Policía eran del tipo M-79, fueron lanzadas contra la estación, cuyo techo registró daños a causa de la explosión.
Otra de las explosiones se ha producido frente a la sede de unos de los grupos empresariales más importantes de Tailandia de productos agrícolas.  Las calles estaban repletas de personas que disfrutaban de la noche de la ciudad y que tras las explosiones intentan atender a los heridos. 
Los Camisas Rojas presionan para convocar elecciones de inmediato en el país asiático y están congregados en las calles desde hace varias semanas. El jueves, el ejército advirtió de que el tiempo se acababa para que los manifestantes despejaran las calles.
El ejército ha emitido varias advertencias para disolver las protestas si no se terminan de forma voluntaria. Ya que violan varias leyes, entre ellas un estado de emergencia. 
La última vez que las fuerzas de seguridad recurrieron a la fuerza para disolver a los seguidores del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, murieron decenas personas y centenares resultaron heridas, la mayoría manifestantes, el 10 de abril.
Los manifestantes han fortificado sus posiciones en el centro de la capital en prevención de una intervención de los cuerpos de seguridad, y hoy acudieron a la representación de la ONU para requerir al organismo internacional el envío de "cascos azules".
Unos 50.000 soldados y policías están desplegados desde que comenzaron las movilizaciones antigubernamentales con una concentración de 100.000 personas, el 14 de marzo. EBP