Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 150 niños han muerto intentando cruzar el Mediterráneo en 2017

Más de 150 niños han muerto intentando cruzar el Mediterráneo desde el norte de África hacia Italia a lo largo de 2017 según estimaciones del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF). El director regional y coordinador especial para los refugiados y la crisis migratoria de europa, Afshan Khan, ha declarado este viernes que es imposible determinar el número exacto de defunciones debido a que muchos de los niños emprenden la travesía solos y por lo tanto nadie denuncia sus muertes.
"Es sumamente preocupante que personas vulnerables, incluídos decenas de miles de niños, estén poniendo en riesgo sus vidas para llegar a Europa a través de rutas increíblemente peligrosas", ha dicho Khan, quien ha añadido que "esta es una evidencia más de que cuando las vías seguras y legales para migrar se cortan, familias y niños desesperados van a hacer cualquier cosa para huir del conflicto, la pobreza y la depravación".
Desde que comenzara 2017 casi 37.000 refugiados e inmigrantes, de los cuales el 13% son niños, han llegado a Italia por vía marítima a través del Mediterráneo Central, lo que supone un aumento del 42% en comparación con el mismo período de 2016. Esta subida se produce a pesar de los graves riesgos que implica viajar por una de las rutas de migración más peligrosas del mundo. Al menos 849 personas se han perecido en el mar a lo largo de la ruta desde enero.
En los últimos días, y con la mejora de las temperaturas, ha aumentado el número de refugiados e inmigrantes que intentan cruzar las aguas del Mediterráneo. Sólo durante el último fin de semana más de 8.300 personas fueron rescatadas de las aguas entre Libia e Italia.
El número de niños no acompañados o separados de sus familias que arriesgan sus vidas en el Mediterráneo también ha aumentado drásticamente. 1.875 niños llegaron a Italia en enero y febrero de 2017, un 40 por ciento más con respecto a la misma etapa de 2016.