Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El partido de Yanukovich culpa a los opositores de querer provocar un golpe de Estado en el país

Las actos de los opositores radicales ucranianos que se apoderaron de las sedes de las administraciones regionales suponen un peligro para la soberanía de Ucrania, según ha denunciado este lunes en Kiev el Partido de las Regiones, actualmente en el poder.
"La existencia de una Ucrania independiente está puesta en duda. Buscan desatar un golpe de Estado que provocaría una escisión del país, sin tener en cuenta a los millones de ciudadanos que no participan en esta orgía", ha advertido el partido del presidente Viktor Yanukovich.
Además, en un un comunicado recogido por la agencia rusa RIA Novosti, la formación ha lamentado que los manifestantes "no se preocupan por el sufrimiento de las familias ucranianas".
El Partido de las Regiones ha señalado a los mandatarios de la oposición, que habían hecho un llamamiento para derrocar al actual Gobierno, como responsables de los disturbios en las regiones ucranianas. También ha solicitado al fiscal general, Victor Pchonka, a "lanzar inmediatamente una investigación sobre los actos inconstitucionales de las 'asambleas populares' y a aplicar la justicia a los responsables, según las leyes ucranianas".
La crisis política que asola a Ucrania desde finales de noviembre de 2013 sufrió un cambio de rumbo en enero tras la adopción de una controvertida ley sobre las manifestaciones. Los manifestantes han atacado a los policías lanzándoles piedras y cócteles molotov, han levantado barricadas en Kiev y han ocupado las sedes de las administraciones locales en varias regiones del país.