Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un pedófilo ataca a un niño de 10 años horas después de quedar en libertad

Shaun Tudor, acusado de intentar abusa de un menor de 10 años.telecinco.es
Shaun Tudor, un pederasta de 43 años, ha intentado raptar y abusar sexualmente de un menor de 10 años horas después de quedar en libertad. Este caso ha generado polémica en torno a la vigilancia de los delincuentes más graves. El propio acusado, internado en un centro de salud mental británico, ha reconocido los hechos ante el tribunal.
Tudor atrajo a su víctima, de 10 años, y se lo llevó a un bosque donde intento abusar de él. El acusado ha reconocido ante el tribunal de Nottingham que le juzga y mediante videoconferencia los cargos de intento de rapto y abuso sexual. 
La libertad de Tudor fue concedida sin supervisión alguna por la unidad de seguridad del centro en el que estaba internado. Esto ha generado que se cuestione el sistema de vigilancia de los delincuentes más graves. La policía ha pedido ya de manera urgente una revisión del permiso que le permitió quedar libre.
Tudor fue ingresado en un hospital tras ser condenado en 1988 por abusar de una mujer. Desde entonces ha estado en varias unidades de seguridad y hospitales. Actualmente se encontraba en el centro de salud de San Andrés en Mansfield, conviviendo con otros 39 pacientes.
La mayoría de los pacientes de este centro son considerados de riesgo medio para la sociedad y suelen tener problemas de aprendizaje y necesidades especiales. Tudor, en el momento del ataque al menor, estaba en la calle con licencia y sin vigilancia.
Tudor tiene problemas de aprendizaje y el síndrome de Asperger, según publica el diario Daily Mail. El juez ha suspendido el juicio hasta que se reciban nuevos informes psiquiátricos.
La policía, "muy preocupada" por lo ocurrido trabaja con el centro de San Andrés, el más grande de Reino Unido de salud mental, para revisar sus sistema de trabajo y permisos para sus pacientes. EBP