Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres periodistas serán juzgados por incitar a la violencia durante los enfremientos de la semana pasada

Un total de tres periodistas somalíes serán juzgados por los cargos de incitación a la violencia, unos días después de que el Gobierno cerrara Radio Shabelle y Sky FM y detuviera a 21 personas tras unas informaciones críticas con una operación militar para desarmar a un líder miliciano en la capital, Mogadiscio, incidentes que se saldaron con al menos catorce muertos.
El fiscal general, Ahmed Alí Dahir, ha afirmado que "la operación (de cierre de las emisoras) fue llevada a cabo de forma legal con el objetivo de poner fin a la incitación y la provocación por parte de ambas".
"Las emisoras estaban emitiendo en directo y pidiendo a la gente que se levantara en armas, incitando a atacar a las fuerzas de seguridad en medio de un proceso de desarme en la ciudad", ha agregado, según ha informado el diario somalí 'Marig'.
En este sentido, Dahir ha recalcado que "las emisoras animaron al público a tomar las armas contra las fuerzas gubernamentales", argumentando que "como resultado de estas emisiones, hubo manifestaciones en varias partes de la ciudad que se saldaron con la muerte de gente inocente".
El fiscal general ha recalcado que las autoridades liberaron a 18 de los detenidos "en un plazo de 48 horas". "Sin embargo, tres personas siguen bajo custodia, ya que consideramos que son responsables de los contenidos provocativos emitidos. Una vez que terminemos nuestra investigación, serán llevados a juicio", ha añadido.
Por otra parte, y en respuesta a las críticas de Reporteros Sin Fronteras (RSF) sobre las torturas sufridas por los tres periodistas durante su periodo de detención, Dahir ha asegurado que las autoridades "nunca permitirán que ciudadanos somalíes sean torturados".
"Ordeno a todas las instituciones de seguridad que tengan esto en cuenta a la hora de tratar con los ciudadanos. Estas instituciones han de llevar a cabo sus tareas sin violar de ninguna manera los Derechos Humanos", ha remachado.