Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de los periodistas suecos liberados recibió un disparo de sus captores al intentar huir

Uno de los dos periodistas suecos secuestrados en Siria y que ha sido puesto en libertad ha relatado este miércoles que recibió un disparo en una de las piernas por parte de sus captores al intentar huir y que apenas les daban comida.
El fotógrafo Niclas Hammarström y el periodista Magnus Falkehed han sido liberados tras haber sido secuestrados el pasado mes de noviembre en Siria, según ha confirmado este miércoles el Ministerio de Exteriores sueco, que no ha querido dar más detalles sobre las circunstancias de su liberación.
Una portavoz se ha limitado a precisar que ambos están a salvo en Beirut, donde les está prestando asistencia el personal de la Embajada sueca y están a la espera de poder reunirse con sus familias, informa Radio Suecia. Por el momento tampoco está claro qué grupo está detrás de este secuestro.
El diario 'Aftonbladet' ha hablado por teléfono con Hammarström, que pasó 44 días retenido y que ha precisado que recibió un disparo en la pierna al tratar de huir. "Tuve una suerte increíble de no desangrarme hasta morir", ha afirmado.
Según este periódico, los dos periodistas, que fueron secuestrados el 23 de noviembre cuando abandonaban la localidad de Malula, cerca de Damasco y de la frontera con Líbano, fueron mantenidos en el sótano de dos casas distintas y no recibieron un buen trato de sus captores.
"Recibíamos poca comida y solo nos permitían ir al baño una vez al día", ha explicado Hammarström, que fue liberado hace tres días y no pudo hablar con su familia hasta ayer. "Lo peor era la incertidumbre", ha asegurado, precisando que les tenían normalmente a oscuras.
Días después de su secuestro, según ha contado, ambos trataron de escapar, pero sus captores les descubrieron, por lo que él resultó herido en su pierna izquierda y tuvo que ser atendido a escondidas por un médico. Preguntado sobre su liberación, el reportero se ha limitado a decir que fue "dramática".
TRASLADO POR EL CICR
El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha informado en un comunicado que ha trasladado a uno de los dos periodistas suecos desde Aarsal, en el este de Líbano, hasta Beirut, pero no ha especificado de cuál se trata. De acuerdo con la información de los medios suecos, se trataría de Falkehed, que fue liberado después de Hammarström.
"Nos encontramos con el periodista en Aarsal y le llevamos en un coche del CICR a Beirut", ha indicado el subdirector de la delegación del CICR en Líbano, Raoul Bittel. "Cuando llegamos a la capital, el periodista fue puesto bajo el cuidado de responsables de la Embajada sueca", ha precisado.
Según el organismo, el traslado se realizó a petición de la Embajada sueca. El otro periodista secuestrado en Siria había sido liberado previamente sin la implicación del CICR, ha puntualizado.
"El CICR ha actuado sobre una base estrictamente humanitaria", ha defendido Bittel. "Nuestra organización no estuvo implicada de ninguna manera en las negociaciones que llevaron a la liberación de los periodistas", ha aclarado.
Falkehed es un periodista 'freelance' que escribe para varios medios, como el diario 'Dagens Nyheter' mientras que Hammarström es un fotógrafo que recibió el premio Periodista del Año en Suecia por una imagen tomada precisamente en Siria.