Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 28 piden permanecer vigilantes a la presión migratoria en el Mediterráneo

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE han reclamado "permanecer vigilantes" a los flujos de inmigrantes en el Mediterráneo Oriental tras sellar la ruta de entrada a través de los Balcanes y para que la reducción que se ha producido en la llegada de refugiados e inmigrantes desde Turquía tras el acuerdo de marzo para devolverle todos los inmigrantes irregulares sea "durable" en el tiempo.
"El Consejo permanece extremadamente vigilante en relación a las posibles nuevas rutas para la inmigración irregular y pide medidas adecuadas que puedan ser necesarias en este sentido", han avanzado los Veintiocho en unas conclusiones que han adoptado sobre inmigración y que deben contribuir a la propuesta que presentará el próximo 7 de junio el Ejecutivo comunitario para hacer frente a la dimensión externa de la inmigración.
Los Veintiocho han avisado de que responder al desafío de la inmigración futuro "requerirá un uso eficaz de todos los instrumentos y herramientas relevantes de la UE, así como una financiación adecuada" y han dado la bienvenida a "propuestas innovadoras" como el Compacto por la Inmigración que ha presentado Italia y que propone, entre otros, la posibilidad de emitir eurobonos para costear la crisis de refugiados en los países y la propuesta de Hungría de 'Schengen 2.0', un plan de diez puntos para "proteger" las fronteras externas de la UE, que seguirán analizando.
Respecto al Mediterráneo Central, los Veintiocho han recordado que se avanzará para enmendar el mandato de la misión europea 'Sophia' contra las mafias que trafican con inmigrantes para que entrene también a los guardacostas y la Marina libias y mantienen abierta la posibilidad de una misión civil "reforzada" en Libia, "incluido en asistencia de gestión de fronteras".
Los Veintiocho seguirán explorando como las misiones de la UE en el Sahel pueden contribuir a reforzar las capacidades de gestión frontera en la región" y han avanzado que de forma "inmediata" trabajarán con el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la Organización Internacional para las Migraciones y los países de origen y tránsito "para garantizar la protección de aquellos en necesidad, la recepción digna de los inmigrantes varados y la devolución de los inmigrantes irregulares", sin descartar considerar "más opciones" para consolidar las capacidades, reforzar la gestión fronteriza, el intercambio de inteligencia y la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado.
ACELERAR ACUERDOS DE READMISIÓN
Los jefes de la diplomacia europea han reclamado "acelerar" el trabajo en "los paquetes de incentivos" de la UE para que terceros países cooperen para atajar la inmigración irregular y que éstos especifiquen "los compromisos mutuos" que asume cada parte, así como las negociaciones de acuerdos de readmisión con terceros países de cara a concluirlos "lo antes posible", al tiempo que subrayan su compromiso en reforzar la cooperación en retorno con países de origen y tránsito como Afganistán, Pakistán y Bangladesh. Y han respaldado la propuesta de la Comisión de abrir negociaciones de un acuerdo sobre readmisión con Nigeria.
Los Veintiocho recuerdan que ya se han aprobado proyectos por valor de 751 millones de euros del fondo de emergencias para África dotado de 1.800 millones de euros para atajar las causas en la raíz de la inmigración irregular y piden que su utilización tenga en cuenta "el interés de la UE en una mejor cooperación en retorno y readmisión".
También piden utilizar "todos los instrumentos de la UE relevantes" para combatir el tráfico de seres humanos y desmantelar las redes que trafican con personas y atajar la crisis humanitaria mediante el restablecimiento una gestión "ordenada y segura" de los flujos migratorios.
Los Veintiocho han vuelto a reafirmar la importancia de que se respete el Derecho Internacional y su compromiso con "el principio de la no devolución" y han reclamado que la carga de la crisis de refugiados se aborde a nivel de la comunidad internacional de forma "equitativa y equilibrada" en el marco de la Cumbre Humanitaria Mundial de esta semana en Estambul y en la Asamblea General de la ONU en septiembre. "La gestión de los flujos migratorios mixtos no es sólo una responsabilidad europea sino global", han justificado.