Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía obliga a un hombre a probar que su hijastra no es Maddie McCann

Falsa alarma sobre el caso Maddie. Una mujer llamó a la policía para avisar que vió a un hombre con una niña muy parecida a Madeleine McCann en una gasolinera de Kingsbridge. Los agentes localizaron al sospechoso, Jon Hazlehurst, que se mostró muy sorprendido ante las preguntas de la policía sobre su hijastra Laureen.
"Ellos dijeron que una persona lo había visto con una niña parecida a Madeleine McCann, yo no podía creer lo que estaba escuchando.
Primero pensé que era una broma hasta que me di cuenta que era muy serio", ha contado a la prensa británica. El hombre, un oficial de bomberos, refirió a los agentes que había estado en la gasolinera de Kingsbridge, en Devon, "para recoger a su hijastra Lauren y traerla de vuelta a casa".
Hazlehurst, tuvo que identificarse y mostrar el certificado de nacimiento de Lauren para disipar las sospechas.
El hombre, casado con la madre de Laureen y de otro niño, Jack, admitió el parecido de su hijastra con Maddie, aunque "los ojos son diferentes".
Hazlehurst, a pesar de que "los policías fueron muy correctos" admite que la situación fue bastante "incómoda".
Sin embargo, también reconoció que lo ocurrido evidencia que "las personas están vigilantes sobre el caso Maddie".
La niña británica de seis años desapareció de un apartamento del Algarve, donde pasaba las vacaciones con sus padres y hermanos en 2007.
Desde entonces, la policía ha barajado varias hipótesis y sospechosos sin que ninguna haya llevado al paradero de Maddie.