Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo presidente pro témpore de la CELAC pide "solidaridad" para resolver problemas económicos en la región

El mandatario de República Dominicana, Danilo Medina, nuevo presidente pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) se ha comprometido este miércoles a "practicar la solidaridad" para tratar de solucionar los problemas económicos que afectan a la región y, de esta manera, "garantizar el bienestar de sus pueblos".
"Esta CELAC se compromete a practicar la solidaridad y que a partir de ahora comenzará a darle un nuevo giro para tratar los problemas económicos de la región con el propósito de dar bienestar a nuestros pueblos", ha indicado Medica al término de la IV Cumbre del organismo, que se ha celebrado en la ciudad de Quito (Ecuador).
La caída de los precios de las materias primas, en especial del petróleo, ha golpeado a buena parte de las economías de la región, obligándolas a recurrir a un mayor endeudamiento, recorte de inversiones y ajustes fiscales. Por ello, el mandatario republicano ha incidido en la necesidad de "dar un giro" al organismo regional.
En este contexto, casi la totalidad de los catorce mandatarios presentes y delegados de los otros países coincidieron en la necesidad de que, en momentos de crisis, se profundicen las políticas sociales para erradicar la desigualdad y la pobreza.
Durante la sesión plenaria, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha señalado que si bien no se parte de cero "porque las distintas naciones han tenido avances importantes", aún se enfrentan "graves inequidades sociales" en la región.
"Actualmente, por ejemplo, el 20 por ciento de la población mejor remunerada concentra el 54 por ciento de los ingresos; mientras que el 20 por ciento de los habitantes de menores recursos, solo recibe el 4 por ciento", ha indicado el mandatario mexicano, quien pide establecer "objetivos claros y metas precisas para todos".
SUSTITUIR A LA OEA COMO ALTAVOZ REGIONAL
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, encargado de abrir la sesión (para pasar el testigo como presidente pro témpore a Medina al final de la cumbre) ha abogado por que la CELAC sustituya a la Organización de Estados Americanos (OEA) como representante de los intereses de la región.
"¿Por qué tenemos que discutir nuestros problemas en Washington?", ha planteado en el discurso inaugural de la cumbre de la CELAC, aludiendo a la enorme influencia de Estados Unidos en la OEA, como miembro y sede del bloque regional. "Necesitamos un organismo latinoamericano y caribeño capaz de defender los intereses soberanos de sus miembros, la OEA nos alejó de ese propósito reiteradamente", ha argumentado Correa.
También ha insistido en crear un nuevo sistema regional de Derechos Humanos "cuya sede no esté en un país que no ha ratificado ningún acuerdo (sobre la materia) y que, incluso, pese a ello, lo financie, pagando para controlar al resto, lo cual se llama neocolonialismo".
El líder izquierdista ha subrayado que "el mundo del futuro será un mundo de bloques", lo cual --en su opinión-- hace necesario unificar la voz de los países de América Latina y el Caribe, dispersa ahora en una multitud de organizaciones regionales.
El ministro de Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, ya planteó esta idea en la cumbre de cancilleres de la CELAC celebrada el martes. "La CELAC está llamada a jugar un papel fundamental en el cambio de época en el que vivimos. En último término, deberá reemplazar a una institucionalidad en franca decadencia y cuyo tiempo histórico ya pasó. Debe ser el espacio en el que tratemos los asuntos de forma soberana y como hermanos", sostuvo.
LA INFLUENCIA DE LOS LLAMADOS PAÍSES BOLIVARIANOS
Los llamados países bolivarianos, liderados por Ecuador y Venezuela, se han ido apartando progresivamente de la OEA, a la que acusan de ser un instrumento para la política de Estados Unidos hacia el hemisferio sur del continente americano.
El fallecido presidente venezolano Hugo Chávez impulsó la creación de la CELAC, en 2010, como una culminación del sueño comunitario que plasmó en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) en 2004, abriendo las puertas a la mayoría de los países de la región.
A pesar de la aspiración de Chávez de crear una especie de unión latinoamericana, la CELAC permanece a la sombra de otras organizaciones regionales como la OEA y UNASUR en la esfera política y MERCOSUR o la Alianza del Pacífico en el ámbito económico.