Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente rumano asegura que el primer ministro fue un espía de 1997 a 2001

Asegura que ha aprobado un artículo legal para que no se revelen nunca las identidades de los exagentes
El presidente de Rumanía, Traian Basescu, ha asegurado que el actual primer ministro y candidato presidencial, Victor Ponta, fue un espía encubierto del Servicio de Inteligencia Exterior (SIE) entre 1997 y 2001, una acusación que ha rechazado de plano el jefe del Gobierno, según ha informado la agencia de noticias rumana Agerpress.
"Victor Ponta debe admitir que entre 1997 y 2001 fue un agente encubierto del SIE, lo que explica su ascensión del cargo de adjunto de la Fiscalía de distrito directamente a la Fiscalía General", ha afirmado el presidente Basescu, en declaraciones a la cadena de televisión privada a Realitatea TV.
Basescu ha asegurado que el primer ministro ha cometido "un gran error" al no admitir públicamente que fue un espía encubierto. Preguntado sobre si Ponta debería retirarse de la carrera presidencial, el presidente rumano ha dicho que "es asunto suyo lo que hace".
El mandatario ha explicado que Ponta, para mantener en secreto su pasado, decidió introducir en 2013 un artículo en la legislación que establece que se mantendrá en secreto la identidad de todos los agentes que abandonen los servicios de Inteligencia.
"Yo iría más allá para decir que para crear esta distracción en la que los que dejan el servicio no deben decirlo, ya que la ley se incumple cuando dice que las actividades del SIE son secreto de Estado y luego hay un anexo que contiene todas sus actividades", ha afirmado Basescu.
IDENTIDAD SECRETA DE LOS AGENTES
El presidente rumano ha asegurado que la iniciativa por la que se mantiene en secreto la identidad de los agentes que abandonan el SIE fue aprobada por el que en 2013 era director de esta agencia, Teodor Melescanu, y ratificada por Victor Ponta.
"Creo que incluso no pasó por el Gobierno pero esta decisión, antes de que la adoptara el Gobierno, debería pasar por el Consejo Supremo de Defensa Nacional, que aprueba la clasificación de los documentos de los servicios de información. No fue llevada allí y si se hubiera llevado no habría sido aprobada nunca por mí por el apartado cuatro, que establece que las identidades de los que ya no trabajen para el servicio de Inteligencia se mantendrán en secreto durante todas sus vidas", ha afirmado Basescu. Consultado sobre si cree que Melescanu es cómplice en esta situación, el mandatario ha afirmado que "totalmente".
Basescu ha admitido que no ha discutido sobre este tema con el primer ministro. "No porque no hay razón para ello. ¿Qué podría decirme? Esto demuestra la intervención política en los temas de los servicios de Inteligencia. Esta decisión no debería haber sido aprobada porque cataloga todas las actividades secretas del SIE", ha explicado.
PONTA SE DEFIENDE
Por su parte, el primer ministro ha asegurado que la acusación de Basescu es totalmente falsa. "No, es una completa mentira", ha afirmado Victor Ponta, al ser preguntado por la prensa.
"Desde que me licencié de la Facultad de Derecho en 1995, hace ahora 20 años, siempre he respetado debidamente la legislación del país. He servido a mi país como magistrado, diputado y como ministro y haré lo mismo como presidente de Rumanía", ha dicho Ponta, principal favorito en las próximas elecciones presidenciales.
Ponta ha dejado claro que si ha habido algún incumplimiento legal en este caso, las instituciones competentes pedirán responsabilidades a quien haya cometido esta ilegalidad, sea quien sea. "Creo que hay instituciones estatales en Rumanía, el poder judicial por supuesto, que perseguirán a cualquier persona que incumpla la ley, si se confirma que es así", ha concluido.