Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe de protocolo del palacio presidencial desmiente su dimisión, anunciada por el ELS

El jefe de protocolo del palacio presidencial de Siria, Muhi al Din Maslamani, ha desmentido este jueves las informaciones publicadas por el Ejército Libre Sirio (ELS) --que aglutina a gran parte de los rebeldes armados-- acerca de su dimisión y ha señalado que se encontraba en Líbano recibiendo tratamiento médico cuando escuchó dichas afirmaciones, tras lo que ha regresado a Damasco.
"Me sorprendió escuchar en los informativos cuando estaba en Beirut, ciudad que visito frecuentemente para recibir tratamiento médico, que había abandonado mi puesto de trabajo, por lo que he vuelto para desmentir esas afirmaciones", ha dicho, según ha informado la agencia estatal de noticias siria, SANA.
Horas antes, Mamun al Naqar, miembro del ELS, declaró a la cadena de televisión emiratí Al Arabiya que se van a seguir produciendo dimisiones de altos cargos, porque la caída del régimen es inminente. "Personas que han trabajado para el régimen durante mucho tiempo, como Maslamani, ya no lo pueden aceptar", dijo.
"Soy ciudadano sirio ante todo, y no puedo imaginar que nadie disfrute abandonando Siria. Moriremos donde hemos vivido", ha agregado Maslamani durante una conferencia de prensa, cuyo vídeo ha sido publicado por el diario británico 'The Guardian'.
Asimismo, ha agregado que el pueblo sirio se ha acostumbrado a la publicación de noticias falsas en diversos medios con la intención de confundir a la opinión pública y dar la impresión de que existe confusión en el país, según ha apuntado SANA.
Este desmentido llega apenas un día después de que Vladimir Petrovich Kuzheyev, un general ruso al que unos rebeldes sirios afirmaban haber matado, se reuniera con periodistas en la sede del Ministerio de Defensa ruso, en Moscú, para demostrar que está vivo. "Quiero confirmar que estoy vivo y me encuentro bien. Mi estado de salud es bueno y vivo en Moscú", aseguró Kuzheyev, un general de la reserva.
Un grupo que se autodenomina "Batallón de Halcones para Operaciones Especiales" y se describe como "una división de la Dirección Militar de la Ciudad y la Provincia de Damasco", había afirmado en una declaración grabada en vídeo que había matado al general ruso y que éste trabajaba como asesor para el Ministerio de Defensa de Siria en una operación en la región de Ghouta, a las afueras de Damasco.