Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sentido del humor de Silvio Berlusconi

Allí, delante de sus ministros, simpatizantes y seguidores, de su partido Pueblo de la Libertad (PDL) Berlusconi dijo: "Os traigo saludos de un hombre que se llama, que se llama... esperen, era alguien bronceado: !Barack Obama!. (...) Van a la playa los dos, porque está bronceada también la mujer, Michelle". 
La broma provocó las risas entre los asistentes que recordaban, así, la vez anterior que Berlusconi habló del "moreno" de Obama. Fue en noviembre de 2008. Entonces en la sala de prensa del Kremlin, en Moscú, Berlusconi comentó que el recién elegido presidente estadounidense era "joven, hermoso y también bronceado".
Berlusconi, ante el aluvión de críticas por estas palabras, calificó su comentario de "chiste afectuoso" y a sus detractores de "imbéciles".
Ayer, en Milán, tras volver a hablar del bronceado de Obama, Berlusconi definió al presidente de los Estados Unidos como una persona "irónica y autoirónica, pero sobre todo, muy capaz".