Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de los sospechoso de violar a una adolescente en Río se entrega a la Policía

Uno de los supuestos autores de la violación en grupo a una adolescente de Río de Janeiro se ha entregado este miércoles a la Policía. Otros dos sospechoso han sido arrestados, mientras que tres siguen en busca y captura.
Se trata de Raphael Duarte, de 41 años de edad, que se hizo una fotografía junto a la joven. Duarte ha explicado en una red social que no participó en la violación y que se encontró a la víctima en una casa que estaba "abierta de par en par" y a la que entró por curiosidad.
Duarte, que habría trabajado como cámara para Globo TV y sería hermano de un policía militar, tendrá que comparecer ante la encargada de la investigación, Cristiana Bento, según ha informado el diario brasileño 'Folha'.
Los hechos ocurrieron el pasado 21 de mayo en una barriada carioca. La víctima, una adolescente de 16 años, fue drogada a la salida de la casa de su novio y al despertarse estaba desnuda, dolorida y rodeada de varios hombres.
Los autores de este delito grabaron la violación y difundieron un vídeo de 40 segundos que fue borrado poco después de las redes sociales, pero permaneció lo suficiente para generar una ola de indignación que alertó a las autoridades.
El clamor social suscitó incluso la respuesta de ONU Mujeres, que instó a través de un comunicado al Gobierno brasileño a investigar los hechos y respetar la intimidad de la víctima, más tratándose de una menor.
La Policía Civil del estado de Río de Janeiro anunció el pasado viernes --casi una semana después-- la apertura de una investigación al respecto, revelando que había varios sospechosos, entre ellos novio de la víctima.
El jefe de la unidad de delitos informáticos, Alessandro Thiers, ha admitido la pasividad de las autoridades. "No tengo problema en asumir las carencias de la Policía. Esta institución hace mucho más de lo que puede hacer", ha esgrimido.
Por su parte, el presidente interino de Brasil, Michel Temer, ha reconocido la existencia de una "violencia permanente contra la mujer" en el gigante suramericano y ha apelado a la actuación conjunta de todos los niveles de gobierno para luchar contra estas prácticas.
El Senado, en un primer paso, ha aprobado por unanimidad un proyecto de ley para endurecer las penas por violación y tipificar como delito de la publicación de imágenes. El texto pasará ahora a la Cámara de Diputados, que previsiblemente dará luz verde.
La víctima, que ha sido incluida en un programa de protección a menores, ha agradecido la movilización social en su apoyo. "Realmente creí que me iban a juzgar mal", ha escrito en Facebook, al tiempo que ha reclamado el fin de la impunidad de las violaciones en Brasil.