Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un teniente general y dos militares más muertos en un atentado con bomba en Waziristán del Norte

Un teniente general, Sanaulá Jan, un teniente coronel, Tausif, y otro militar identificado como Lance Nayak Irfan Sattar han fallecido este domingo en un atentado con bomba perpetrado cerca de Dir Superior, capital administrativa de Waziristán del Norte, en el noroeste de Pakistán, según ha informado el aparato de seguridad.
El vehículo en el que viajaban los militares transitaban por una carretera cuando fue detonado un artefacto explosivo improvisado. Los dos altos mandos murieron y Sattar resultó herido tras la deflagración y finalmente también ha fallecido, informa la televisión paquistaní Geo TV en su edición digital citando fuentes militares. Otros dos soldados están heridos, ha confirmado un portavoz del Ejército, Asim Bajwa, en declaraciones a Geo TV.
Las víctimas fueron trasladadas a un hospital militar de la zona y se ha acordonado el punto del atentado para facilitar las investigaciones y poner en marcha una operación para capturar a los responsables del ataque.
El general Sanaulá era el oficial al mando de la División de Swat, una de las regiones más afectadas por la insurgencia activa en el noroeste del país, cerca de la frontera con Afganistán, mientras que Tausif comandaba el 33 Regimiento de Baluchistán. El atentado fue perpetrado cuando regresaban de la frontera afgano-paquistaní donde habían visitado las posiciones del Ejército.
El Gobierno paquistaní está negociando un acuerdo de paz con la insurgencia, liderada por Tehrik e Taliban Pakistan (TTP), los talibán paquistaníes, para poner fin a un conflicto que en los últimos años se ha cobrado más de 40.000 vidas, incluidas las de 5.000 militares y policías. Sin embargo, no son frecuentes los atentados contra los altos mandos militares como el de este domingo.