Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vídeo rap chino para reclutar soldados

Que el gobierno chino recurra ni más ni menos que a un vídeo con fondo de rap para reclutar soldados resulta cuando menos sorprendente. No se pueden reunir más contradicciones en menos 'frames': un producto de la cultura occidental utilizado por un régimen que trata de amurallar a sus ciudadanos frente a la perniciosa influencia de Occidente, una música con tono de protesta -el rap- como cebo para captar a futuros miembros de una organización que obedece a la más ciega disciplina, el Ejército Popular de Liberación Chino. Contradicciones, sí, que quizá debamos asumir sin estupor si tenemos en cuenta que China ha sido capaz de compatibilizar el más férreo comunismo gubernamental con el capitalismo más voraz sin que el país salte por los aires.

La canción “Declaración de batalla” acompaña a un vídeo montado al más puro estilo de una película de acción en el que vemos algunas de las joyas de las Fuerzas Armadas de China como el portaaviones Liaoning, los cazas J-11, tanques tipo 99ª y misiles balísticos DF-11. Al comienzo del vídeo, un soldado con guantes blancos y tono belicoso dice: “Siempre tienes una misión en mente, siempre hay un enemigo a la vista, responsabilidad sobre tus hombros, pasión en tu corazón. La guerra puede estallar en cualquier momento. ¿Estás preparado?”

El coro del vídeo pide a los soldados que soporten las heridas, cumplan su misión y sirvan al partido comunista: "Incluso si una bala me atraviesa el pecho, mi misión seguirá grabada en mi corazón”.

El caso es que China no tiene problemas a la hora de llenar las filas de su ejército. El año pasado anunció una reducción de 300.000 soldados de un ejército que supera los dos millones de miembros. Pero, aunque le sobren voluntarios, no siempre son de la mejor calidad. Últimamente han  proliferado informaciones que apuntan a que los jóvenes mejor educados hacen todo lo posible para evitar el servicio militar. El uso del rap, dicen los expertos, estaría dirigido a esa audiencia joven.    

El vídeo también busca mantener la moral de la tropa y mejorar la imagen del Ejército Popular de Liberación. La campaña anticorrupción lanzada por el presidente Xi Jinping tiene a las fuerzas armadas en su punto de mira. Al parecer, los sobornos a cambio de promociones se habían convertido en una práctica extendida entre los altos mandos.

Además, la presencia de satélites y naves espaciales en el videoclip trata de desmontar la imagen de ese ejército mal equipado que tantos chinos se han acostumbrado a ver en sus culebrones televisivos. El presupuesto militar chino es el segundo del mundo, solo por detrás del de EEU. Pero el gasto de Pekín en defensa representa tan solo una cuarta parte del presupuesto del Pentágono. Una distancia aún considerable que el último vídeo-rap trata de acortar, al menos, en el imaginario chino.