Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las lágrimas del Príncipe Harry tras la muerte de su pony preferido

El Príncipe Harry se encuEntra muy triste tras la muerte de su Pony preferido. Se encontraba montándole en un partido benéfico de Polo en la ciudad inglesa de Berkshire, cuando Harry notó que al pony le costaba correr más de lo normal, y su jinete decidió sacarle del partido. Sin embargo Drizzle, que tenía 10 años, sufrió un infarto unos minutos después y no consiguió sobrevivir.
"Harry se dió cuenta de que algo le pasaba a Drizzle"aseguró una fuente a la revista 'The Mail'. "Decidió apartarla a un lado del terreno de juego y luego la sacaron de la pista" . Tras unos minutos el ejemplar murió. Gracias a que Drizzle fuera sacada de la pista, los espectadores del evento no tuvieron que presenciar su angustiosa muerte. "Tuvimos mucha suerte de que Harry la retirase del terreno, porque evitó que presenciásemos el horrible espectáculo de ver al pony morir" dijo uno de los invitados al partido. "Harry y William estaban consternados. Harry se fumó un cigarrillo al finalizar el partido y dijo que no quería quedarse a la comida porque se encontraba muy disgustado. No paraba de decir que no se creía lo que acababa de pasar. Todo el mundo le decía que no se culpase. Desafortunadamente, estas cosas pasan" añadió la fuente.
El pony ha estado toda su vida en los establos de la Familia Real, y el Príncipe Carlos solía montarlo hasta el año 2005 cuando se retiró definitivamente del Polo. "Drizzle era muy especial para los chicos y para el Príncipe Carlos" afirmó la fuente. "Al Príncipe Carlos todavía no se lo han dicho, pero será informado". Drizzle era parte del grupo de ponys Reales y todos los Príncipes estaban muy orgullosos de ella. "No esperaban que el animal muriese todavía y por eso están tan apenados"
Además, este era el primer evento benéfico organizado por la fundación caritativa de los Príncipes Harry y William. El partido estaba patrocinado y pagado por 'Audi', que organizó una recepción con champagne y una comida tras el partido. Acudieron al evento personas muy importantes y Harry lo abandonó antes de que terminase el mismo. Los herederos de la Corona inglesa pretendían recaudar dinero para su fundación de caridad.
Harry y William ahora sólo participan en partidos benéficos, porque sus exigentes carreras militares les impiden tener suficiente tiempo libre como para competir socialmente.