Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer encuentra una perla en una ostra en un restaurante

Por segunda vez en menos de un año un restaurante de Barcelona ha servido una ostra con perla. Ocurre en uno de cada quince mil moluscos. Los dueños han señalado que en 21 años nunca habían visto nada semejante.
Dicen que es un manjar afrodisíaco, pero por muchas facultades amatorias que ofrezca la carne de uno de los mariscos más preciados, no hay nada más excitante que encontrarse una perla en su interior.
Ha ocurrido en Barcelona. No es, en absoluto, algo habitual. El dueño del local, por su parte, no pone objeciones a que el cliente se marche con el premio: "eso no tiene nada que ver conmigo". Pertenece al que se lo encuentra. Él se limita a cocinar.
Defensa de lujo
Las perlas se forman en las ostras cuando algún cuerpo extraño, como un grano de arena, se cuela en el interior de su concha. La reacción del animal es recubrirla con nácar para protegerse. Con el paso de los años, se forma una perla. AGE