Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La evolución del 15M

Era domingo 15 de mayo de 201 y todavía no se hablaba en esas horas de indignados ni de 15M, pero el hastío en las calles por el desempleo, la asfixia financiera, los desahucios y una clase política alejada de ellos se hacía escuchar. Demandas que continuaban por la noche con esta acampada en la madrileña Puerta del Sol. Y que en los días siguientes se acabaría convirtiendo en un movimiento ciudadano anónimo sin precedentes. Que contagiaba y llenaba durante semanas las plazas del resto del país. Ágoras al aire libre organizadas y con propuestas para tratar de mejorar el sistema. Un despertar colectivo para muchos, de un activismo renovado que no entiende de edades. De la que brotaban después mareas multicolores y multitudinarias en defensa de lo público, de plataformas para defender a las familias que perdían sus casas víctimas de las hipotecas y de un mercado laboral que les dejaba fuera. Con liderazgos que han saltado de las calles a las instituciones, tal y como pronosticaban hace tres años, en busca de esa acción gestión diferente. 15M en evolución para muchos de sus rostros, antes en la protesta y hoy en primera línea política.