Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AMP-26J- Iglesias asume que los resultados "no son satisfactorios" y llama a reflexionar pero defiende la alianza con IU

Defiende la decisión de no investir a Sánchez tras las elecciones de diciembre y no se plantea dar un paso atrás
El candidato a La Moncloa de Unidos Podemos y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha reconocido que los resultados obtenidos por su coalición en las elecciones generales celebradas este domingo no han sido "satisfactorios" y ha asumido que "es el momento de reflexionar". Aún así, ha defendido la alianza con IU y ha apostado por mantenerla.
En su primera valoración de los resultados electorales, rodeado de la cúpula de su partido y del líder de IU, Alberto Garzón, y otros candidatos de Unidos Podemos, Iglesias ha reconocido que su candidatura tenía "expectativas diferentes". "No estamos en ningún caso satisfechos", ha asegurado un serio Pablo Iglesias, muy diferente al que en su llegada esta tarde a la sede electoral ubicada en el Teatro Goya afirmaba sentirse optimista por esas "expectativas" que finalmente no se han cumplido.
Asimismo, ha mostrado su preocupación por la pérdida de apoyos que ha tenido "el bloque progresista", mientras que el PP y el "bloque conservador" ha aumentado su representación. No obstante, no se ha atrevido a aventurar cómo se desarrollarán las negociaciones y si con ese nuevo equilibrio de fuerzas seguirá siendo viable su propuesta de formar un gobierno de coalición progresista con el PSOE.
"No descartamos ningún escenario, pero tenemos que sentarnos a analizar con calma los resultados", ha afirmado, para añadir que de momento ya le ha mandado un mensaje al líder socialista, Pedro Sánchez, para plantearle la necesidad de que las fuerzas progresistas comiencen a dialogar "cuanto antes"; fuerzas entre las que no incluye a Ciudadanos ya que, según ha reafirmado, considera que siguen siendo "incompatibles" programáticamente.
APENAS HACE AUTOCRÍTICA
Aunque ha reconocido el resultado, el líder del partido morado no ha ido más allá en la autocrítica. De hecho, ha asegurado que la alianza con IU no ha sido un error sino lo contrario y ha apostado por mantenerla. "La confluencia se ha revelado como el camino correcto desde la responsabilidad de Estado de país para tratar de acumular el mayor número de fuerzas posibles y acercarnos a la posibilidad de que en España haya un gobierno progresista", ha defendido.
"Estamos muy satisfechos con los encuentros con todas las organizaciones políticas y esperamos seguir caminando juntos", ha asegurado en su comparecencia, flanqueado a un lado por Garzón y al otro, por su número dos y secretario Político, Íñigo Errejón, quien fue reacio a la alianza con IU.
También ha defendido como acertada la decisión de no permitir la investidura de Sánchez tras las pasadas elecciones de diciembre. "Creo que nos equivocamos. Estoy orgulloso de que sometiéramos esa decisión al referéndum de las bases. Nosotros no cambiamos de principios y somos fieles a nuestra gente. Sabemos a quién defendemos", ha asegurado, para añadir que tampoco "prostituyen" su programa.
SEGUIRÁ "TIRANDO DEL CARRO"
"Quizás haya que esperar más de lo que hubiéramos querido, pero nuestro objetivo es ganar y nos vamos a seguir dejando la piel a partir de mañana", ha asegurado, en una comparecencia en la que también ha dejado claro que ni él ni los miembros de la Ejecutiva que le rodeaban tienen intención de dar un paso atrás.
"Cuando uno ejerce una responsabilidad política tiene que estar preparado para ejercerla en los momentos más dulces y en los menos dulces y aquí estamos para tirar del carro", ha sentenciado, al tiempo que ha aprovechado para alabar a los "jóvenes dirigentes" de su partido. "Nos queda mucho futuro en este país", ha enfatizado.
A pesar de los resultados "no satisfactorios", Iglesias se ha negado a hablar de fracaso al no haber siquiera superado al PSOE, algo que daban por hecho. De hecho, ha asegurado que aunque los 71 escaños obtenidos no se corresponden con sus expectativas, son "un éxito sin precedentes" para una formación de dos años y medio de vida, aunque no se conforman.
"Un partido político que ha pasado de no existir a tener un nivel de apoyo como el que tenemos nosotros, que al mismo tiempo ha sido capaz de encontrar otros actores políticos, es incompatible con la palabra fracaso", ha sentenciado, tras añadir que aunque siguen siendo terceros, se consolidan "como espacio político llamado a tener un papel determinante en el presente y en el futuro" de España.
"Somos una fuerza que ha venido para quedarse. A día de hoy, somos la tercera fuerza política con un resultado sin precedentes, pero es cierto que no nos conformamos y seguiremos trabajando para ser la primera fuerza. Tendremos que revisar los resultados pero hay Unidos Podemos para rato", ha insistido, aunque ha reconocido que, en todo caso, "es momento de reflexionar".