Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Airbus empezará a cambiar en septiembre la pieza del motor de los A400M responsable de los últimos fallos

Los países clientes realizan sus propias inspecciones para después comenzar el proceso de sustitución en los 24 aviones ya entregados
Airbus Defence and Space comenzará a cambiar previsiblemente el próximo mes de septiembre la caja de engranajes o reductora del motor en todas aquellas unidades del avión A400M ya entregadas que así lo requieran, al haberse detectado fallos en uno de los aparatos, lo que puede provocar fisuras o grietas.
Según han informado fuentes cercanas al consorcio aeronáutico europeo, este fallo, detectado en una de las unidades de este avión de transporte militar entregadas a Reino Unido, afecta a las hélices que rotan hacia la derecha, es decir, las correspondientes a los motores 1 y 3. Las otras no presentan incidencia alguna.
Este es el problema que más quebraderos de cabeza está ocasionando a la compañía, además de todas las incidencias técnicas que el A400M viene arrastrando desde hace más de un año y que Airbus D&S está tratando de resolver. Los primeros problemas y los consecuentes retrasos en las entregas de este avión provocaron la salida, en marzo de 2015, de Domingo Ureña, quien fuera presidente de Airbus España y responsable de la división militar de la compañía, al que ha sustituido Fernando Alonso.
INSPECCIONES CADA 200 HORAS DE VUELO
En cuanto fue detectado el fallo en la reductora del motor del A400M hace unos meses, todos los países clientes del avión de transporte militar han comenzado a hacer inspecciones cada 200 horas de vuelo para comprobar si aparecen grietas o fisuras en la pieza afectada.
Hasta el día de hoy, el consorcio aeronáutico ha entregado ya 24 aviones A400M a países como Francia, Reino Unido, Alemania, Turquía y Malasia. Está previsto que el primer aparato para el Ejército del Aire español se entregue después del verano de los 27 que nuestro país se comprometió a adquirir.
Según las fuentes informantes, es inaceptable que al motor de un avión le salgan grietas a las 200 horas de vuelo, por lo que la compañía da por seguro que cambiará las piezas afectadas de los 24 aviones, además de los prototipos que están en la planta de San Pablo, en Sevilla, que es donde se realiza el ensamblaje final del aparato.
La decisión última de cuándo cambiar la pieza de cada avión dependerá del resultado de las inspecciones que se están realizando y será tomada a tres bandas, es decir, con acuerdo del país que esté operando cada aeronave, la compañía Airbus D&S y la empresa fabricante de la pieza, Avio.
NI PARALIZAR NI ABANDONAR EL PROGRAMA
Por todo ello, las fuentes consultadas no pueden calcular cuánto tiempo de retraso llevarán las entregas de los A400M y cuál será el coste que conllevará este retraso. Eso sí, aseguran que el consorcio aeronáutico en ningún momento se ha planteado paralizar un tiempo el programa hasta solucionar completamente el problema ni mucho menos abandonarlo.
Pero además, a este problema del motor se añade una incidencia detectada en la aleación de aluminio, ya que hace unos años se registraron unas pequeñas fisuras en algunas partes del aparato, por lo que se ha tomado la decisión de eliminar el material que se estaba utilizando hasta ahora y sustituirlo por otro, que llevarán los aviones que se entreguen a partir de 2017. A los demás, se les cambiará cuando el aparato pase por fase de mantenimiento.
A pesar de todo, las fuentes informantes subrayan que en Airbus D&S están convencidos de que todos estos problemas acabarán solucionándose de forma satisfactoria, sobre todo porque consideran que el A400M es un avión que cualquier país necesita por las prestaciones que ofrece.
Eso sí, admiten que todos estos problemas no previstos ensombrecen la calidad del aparato, por lo que les es muy difícil cuantificar la mala imagen que pueden generar tanto del avión como de la propia compañía.
Y todo cuando Airbus D&S siempre insiste en que el futuro del A400M es la exportación, es decir, venderlo más allá de los países que conforman el consorcio, para lo cual la empresa ya está en conversaciones con potenciales clientes en Oriente Próximo, Asia y América Latina.