Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alberto Ferández (PP) pide a Colau que ponga fin al "turismo borroka" en Barcelona

El presidente del grupo popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha reclamado a la alcaldesa, Ada Colau, que termine con el "turismo borroka" a raíz del ataque a un autobús turístico la el pasado jueves que apareció con pintadas.
Según ha informado el PP en un comunicado este domingo, Fernández ha alertado que se han repetido acciones violentas en los últimos meses contra activos turísticos de la ciudad, como las pintadas registradas en los alrededores del Park Güell o los ataques a hoteles en Poblesec y el barrio Gòtic.
Además, ha preguntado el motivo por el que el Ayuntamiento ha tardado 48 horas en informar sobre el último ataque al autobús turístico y ha cuestionado las medidas de seguridad en los entornos más visitados de la ciudad, cuando "unos encapuchados pueden parar y desalojar un autobús, exhibir armas, en este caso cuchillos, pinchar las ruedas y desaparecer".
En este sentido, el portavoz popular ha pedido que se lleve a cabo una investigación policial en profundidad para identificar a los autores del ataque y que el Ayuntamiento se persone como acusación particular contra los mismos.
Asimismo, ha reclamado un "discurso pedagógico del turismo" frente a la turismofobia que, a su juicio, ha promovido el discurso del Gobierno de Ada Colau en los últimos meses.
Por otro lado, también ha pedido un plan de inspección y "acciones contundentes" contra los alojamientos turísticos, que ha indicado que generan molestias a los vecinos y en los barrios de Barcelona.
Por último, Fernández ha recordado que el turismo genera empleo, en concreto, más de 14.000 puestos de trabajo en Barcelona, y representa un 14% del PIB de la capital catalana.