Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alfredo Prada, sobre el proyecto Campus de la Justicia: "Mi capacidad política era 0 y mi interés -10"

Dice que quien elevó el proyecto al Consejo de Gobierno fue Ignacio González y no él
El exvicepresidente segundo y exconsejero de Justicia de la Comunidad de Madrid Alfredo Prada ha afirmado este martes que fue el entonces exvicepresidente primero, Ignacio González, quien elevó al Consejo de Gobierno el proyecto del fallido Campus de la Justicia, y ha resumido así su grado de implicación en este proyecto: "Mi capacidad política era 0 y mi interés -10".
Así ha respondido Prada en la comisión de estudio de la deuda celebrada en la Asamblea de Madrid a las cuestiones planteadas por los grupos parlamentarios respecto a su gestión en el fallido y costoso proyecto del Campus de la Justicia, han informado a Europa Press fuentes parlamentarias.
El también exdirector de la empresa pública Campus de la Justicia ha afirmado en varios momentos de su comparecencia que "no fue un proyecto personal", sino actuación política "de todo el gobierno" de la Comunidad, presidido por aquel entonces, en su primera legislatura, por Esperanza Aguirre.
"Fue una actuación que siempre se hizo desde la legalidad y transparencia y ninguna auditoría pública, ni la intervención, ni las consejerías de Hacienda ni ninguna auditoría privada reveló ninguna tacha de ilegalidad. Se han podido cometer errores pero si los cometí lo hice desde la buena fe de la creencia y desde la legalidad", ha dicho.
El exconsejero ha señalado que el personal y las empresas externas contratadas para publicitar y diseñar el Campus "no era el ejército de Pancho Villa, sino unas empresas sometidas a las órdenes de la Comunidad, fiscalizado por todos y cada uno de los contratos".
No obstante, Prada ha reconocido que fue "un proyecto fallido" y que los más de 105 millones de pérdidas que ha supuesto este proyecto se deben, a su juicio, por el retraso de la liquidación del mismo de 2008 a 2015.
(HABRÁ AMPLIACIÓN)