Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andalucía se compromete a legislar dentro de su competencia para "contrarrestar" la política energética del Gobierno

Reitera que volverán a solicitar al Ejecutivo un marco de apoyo a las 'energías limpias' que garantice su rentabilidad
El consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía, José Sánchez Maldonado, ha garantizado este jueves que "Andalucía identificará aquellos ámbitos competenciales en los que pueda avanzar y creará la legislación que permita contrarrestar en la Comunidad las consecuencias negativas de la gestión del Gobierno de España en política energética".
Sánchez Maldonado, que ha participado en Sevilla en el III Foro ABC-EON, ha asegurado que "la poco afortunada actuación del Gobierno central en esta materia esta teniendo efectos muy negativos", como la disminución de las inversiones por parte de las empresas del sector, a causa de la inseguridad jurídica, una importante desaceleración del crecimiento del empleo en el sector, ha ralentizado el desarrollo de innovaciones tecnológicas e industrias en torno a esta actividad, y ha deslocalizado nuevas inversiones, hacia otros lugares como Estados Unidos, Chile o China.
Para el titular de Economía, "el claro empuje del sector energético andaluz, principalmente el de las renovables, se ha visto frenado desde hace dos años" por medidas del Gobierno central como la suspensión de los incentivos a las energías renovables, que ha afectado a inversiones comprometidas en Andalucía, que fueron priorizadas por la Junta de Andalucía, por valor de casi 12.000 millones de euros, que hubieran podido generar más de 38.000 empleos directos en instalaciones de renovables.
Además, ha recordado que en julio del año pasado el Consejo de Ministros aprobó el inicio de tramitación de una "reforma energética" negativa para Andalucía y que no se ha consensuado con las comunidades autónomas, con las empresas y los consumidores.
Ante esta situación, la Junta de Andalucía ha trasladado al Ministerio de Industria y Energía sus propuestas en defensa de los intereses del sector energético andaluz y ha instado al Ejecutivo al diálogo sobre esta materia.
En esta línea, a petición del Gobierno andaluz, se ha convocado la Comisión Bilateral Gobierno de España-Junta en la que la Administración andaluza volverá reclamar un contexto "claro y ordenado" de medidas para el fomento de la eficiencia energética, el desarrollo de un nuevo marco para los mecanismos de apoyo a las energías renovables que garantice la rentabilidad estas tecnologías sin generar desajustes en los costes del sistema y ajustar el mercado eléctrico a la realidad actual.
Asimismo, se pedirá un marco regulatorio "robusto y estable" para reactivar las inversiones en tecnologías innovadoras, como el almacenamiento de energía, la movilidad eléctrica, la captura y almacenamiento de CO2 y las múltiples posibilidades que abren las redes inteligentes, la construcción sostenible y las Smart Cities (ciudades inteligentes).
ANDALUCÍA APUESTA POR LAS RENOVABLES
Durante su intervención, el consejero ha destacado que la energía "es uno de los principales factores de competitividad de cualquier país o territorio, con gran relevancia por su impacto en la economía y para impulsar el crecimiento económico y la generación de empleo".
En este sentido, ha recordado que el Gobierno andaluz lleva varios años trabajando por un modelo energético más sostenible, basado en la mejora de las infraestructuras energéticas, las energías renovables, el ahorro y la eficiencia energética. Un modelo que "favorece el crecimiento de un tejido productivo innovador y competitivo (en Andalucía existen 1.400 empresas y 44.000 trabajadores asociados a las energías renovables) y que contribuye a generar una conciencia colectiva de la energía como un bien escaso y valioso".
El resultado de esta decisión, ha explicado, ha sido una planificación energética, consensuada con todos los agentes del mercado energético, que ha situado a Andalucía en posiciones de liderazgo en tecnologías renovables. A través de esta hoja de ruta la comunidad ha logrado que las renovables aporten más de un tercio de la electricidad que consumimen los andaluces y se ha situado como la primera región en instalaciones solares térmicas, implantación de proyectos comerciales de centrales termosolares, capacidad de producción de biodiesel y generación de electricidad con biomasa.
Asimismo, se ha multiplicado por cinco la potencia instalada en energía eólica en los últimos cinco años, la región cuenta con participación de todas las fuentes energéticas renovables y ha reducido, respecto al año 2000, un 40 por ciento las emisiones de CO2 por cada unidad eléctrica producida.
Además de lo anterior, Andalucía dispone de dos instrumentos de apoyo económico-financiero para actuaciones en materia energética: un programa de incentivos y el fondo reembolsable de energías renovables, ahorro y eficiencia energética. Entre ambos instrumentos suponen más de 149 millones, que han permitido apoyar desde 2005 un gran número de actuaciones de ciudadanos, empresas, entidades, ayuntamientos y diputaciones para proyectos de instalaciones de energías renovables, de ahorro y eficiencia energética.
Sólo en 2013, a través del Programa de Incentivos se han apoyado más 16.000 proyectos, con un incentivo de 33 millones que han permitido movilizar inversiones de más de 168 millones. Por otra parte, las pymes y autónomos tienen a su disposición el Fondo Reembolsable para el impulso de la eficiencia energética y las energías renovables, con 90 millones para préstamos ordinarios, participativos y avales de proyectos. Hasta la fecha, se han financiado 21 proyectos por valor de casi siete millones.
Otro instrumento impulsado por el Gobierno andaluz es la gestión energética de la propia Administración andaluza: la Red de Energía de la Junta de Andalucía (Redeja). Formada ya por más de 70 entidades públicas adheridas, su finalidad es impulsar dentro de la Administración andaluza principios de ahorro y diversificación energética e implantar en sus edificios instalaciones de energías renovables.
Además de todo ello, la Junta ha impulsado la mejora de la eficiencia energética en la edificación y va a crear una Mesa para la activación de la Construcción Sostenible, que contará con la participación de todos los agentes interesados y pretende ser una oportunidad para que se reactive el sector de la construcción en Andalucía.
Actualmente, ha explicado, el Gobierno andaluz trabaja también en una nueva planificación energética para el horizonte 2014/20 que tomará el relevo del Plan Andaluz de Sostenibilidad Energética 2007-2013 (Pasener) y que se basará en principios como hacer a la ciudadanía el protagonista real del sistema energético; contribuir a un uso eficiente e inteligente de la energía, priorizando el uso de los recursos autóctonos; y situar a los sectores de las energías renovables y del ahorro y la eficiencia energética como uno de los principales motores de la economía andaluza.
En esta línea, se pretende garantizar la calidad del suministro energético, impulsando la transición de las infraestructuras energéticas hacia un modelo descentralizado; y seguir optimizando el consumo energético en la administración de la Junta de Andalucía.