Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Anticorrupción pedirá mantener en prisión al expresidente del PRI mexicano con la idea de que sea juzgado en España

Humberto Moreira pidió que le asesorara Baltasar Garzón pero se encontraba en el extranjero
La Fiscalía Anticorrupción pedirá el próximo viernes mantener en prisión al expresidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México Humberto Moreira con la idea de que pueda ser juzgado en España por el blanqueo de capitales cometido en territorio nacional, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.
La Fiscalía investiga a Moreira a raíz de una información remitida por Estados Unidos sobre el posible 'lavado' de fondos sustraídos desde la Administración mexicana que se habría cometido en España, a donde viajó para estudiar un posgrado.
Mexico y Estados Unidos no han cursado ninguna petición de extradición contra el exlíder de la formación priista y, aunque lo hicieran, el Ministerio Público español confía en que pueda ser juzgado en España por haberse cometido el delito de blanqueo en territorio nacional.
Anticorrupción dirigió el pasado viernes la primera orden de detención contra el político mexicano, que acabó siendo arrestado por agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional en el aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid-Barajas tras haber seguido su rastro por Salamanca y Tenerife.
Según las fuentes consultadas, Moreira pidió el asesoramiento de varios abogados, entre ellos Baltasar Garzón --que se encontraba en el extranjero-- y Adolfo Suárez Illana, tras ser detenido aunque finalmente designó a otro letrado de su confianza. La Fiscalía prevé que la instrucción se pueda extender hasta finales de año.
El viernes será trasladado desde la cárcel madrileña de Soto del Real para declarar ante el juez Santiago Pedraz, que debe decidir si ratifica la decisión de enviarle a prisión sin fianza adoptada por el magistrado José de la Mata, que se encontraba de guardia en el momento de su arresto.
De la Mata decidió encarcelarle de forma preventiva tras sospechar que podría haber blanqueado un total de 199.079,48 euros durante su estancia en España. Así lo hizo constar en el auto en el que le atribuyó la comisión indiciaria de delitos de blanqueo de capitales, integración en organización criminal, malversación de caudales públicos y cohecho.
El titular del Juzgado Central de Instrucción 5 señalaba que la investigación de la UDEF ha determinado la existencia de cuatro ingresos a Moreira procedentes de dos sociedades denominadas Unipolares y Espectaculares del Norte y Negocios Asesoría Publicidad, así como un quinto por valor de 55.458,26 euros que realizó una persona física.
Durante su declaración ante el juez de guardia Moreira señaló que las dos empresas son de su propiedad y que recibía los fondos, generados por la actividad de las mismas, con una "regularidad mensual". Esas transferencias, según su versión, tenía el objetivo de "atender su subsistencia y la de su familia durante su estancia en España mientras cursaba estudios de postgrado".
INGRESOS SIN JUSTIFICACIÓN
No obstante, De la Mata señalaba en su resolución que estas explicaciones "no justifican, por ahora, el monto total recibido ni los ingresos en efectivo por elevados importes ni las relaciones personales que se desprenden de las observaciones telefónicas practicadas".
Tras desgranar los indicios delictivos que existen contra el investigado, el juez justifica su ingreso en prisión con el argumento de que existe "un riesgo de fuga y de destrucción de pruebas".
Moreira, que fue gobernador del estado mexicano de Coahuila entre 2005 y 2011, dimitió en diciembre de ese último año como líder del principal partido de la oposición en el país centroamericano tras verse salpicado por un escándalo de corrupción durante su mandato en Coahuila. Le acusaron de falsificar documentos en la contratación de deuda del estado, que se disparó un 344 por ciento hasta los casi 34.000 millones de pesos.