Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aplazado de nuevo el juicio del ERE de la base de Morón por renegociación de las indemnizaciones

El comité de empresa avisa no obstante de que "difícilmente" habrá acuerdo porque los afectados confían en la nulidad de los despidos
La sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha aplazado de nuevo el juicio previsto para este miércoles para resolver la demanda colectiva promovida contra el expediente de regulación de empleo (ERE) consumado en septiembre de 2013 por 'Vinnell-Brown & Root Spain' (VBR), la empresa gestora del mantenimiento de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla). Este ERE supuso el despido de 66 trabajadores con indemnizaciones de 20 días de sueldo por año de servicio, el mínimo permitido por la legislación laboral.
Se trata del segundo aplazamiento de esta vista oral inicialmente fijada para el pasado 5 de diciembre. En esta ocasión, el juicio ha sido postergado al 19 de febrero. Según José Armando Rodríguez (UGT), presidente del comité de empresa de 'VBR', los magistrados promoverían un intento de resolver el conflicto mediante un acuerdo en materia de indemnizaciones. Después de que el comité de empresa propusiese en su momento un ajuste socioeconómico de los servicios civiles de la base sin despidos pero con la posibilidad de bajas "voluntarias" con indemnizaciones de 45 días de sueldo por cada año trabajado y un tope de 42 mensualidades, 'VBR' habría llegado a ofrecer la posibilidad de elevar las indemnizaciones de los 66 despidos a 39 días de sueldo por cada año de servicio pero con un tope de 12 mensualidades.
"Los magistrados hacen su trabajo, pero difícilmente llegaremos a un acuerdo", ha dicho a Europa Press José Armando Rodríguez, quien avisa de que "la gran mayoría" de los 66 trabajadores despedidos "quiere recuperar los puestos de empleo" y confía en que el procedimiento judicial acabe con la "nulidad" de los despidos en cuestión. "Si nos avenimos a un acuerdo, renunciaríamos a estos puestos de empleo", ha agregado el presidente del comité de empresa, quien señala que la plantilla española de la base debe defender su papel en las instalaciones ante el intento de 'VBR' de "sustituir" a estos trabajadores por personal estadounidense.
EL NUEVO ERE DE LA BASE
Aunque 'VBR' alegaba razones "productivas" para estos nuevos despidos, que sucedían al ERE ya consumado en 2010 con la extinción de 119 puestos de empleo, el comité de empresa esgrimía que la plantilla española de la base había efectuado más de 3.000 horas extraordinarias en el primer semestre de 2013, con un incremento global de la carga de trabajo del 30 por ciento, sobre todo en trabajos de pista y comidas.
Después de que las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos adjudicasen a 'Vinnell-Brown ant Root Spain' la gestión de los servicios de mantenimiento de estas instalaciones militares, esta empresa estadounidense emprendió en 2010 un expediente de regulación de empleo "por causas organizativas" para extinguir 286 de los 594 puestos de empleo sujetos entonces a los servicios de mantenimiento.
EL ERE DE 2010
Durante la negociación del expediente de regulación de empleo, la compañía y el comité de empresa acordaron reducir a 150 el número de despidos, pero la destrucción de puestos de trabajo quedó después rebajada a 119 personas al ser descubierto que 31 de los trabajadores incluidos en el ERE habían causado ya baja en la empresa, extremo que por cierto investiga el Juzgado de Instrucción número 15 de Sevilla.
Ya en 2013, sonaban de nuevo las alarmas en la plantilla de los servicios civiles de la base a cuenta de una publicación colgada en el portal digital www.fbo.gov, una suerte de perfil del contratante de la administración estadounidense. Y es que, según el comité de empresa de la base de Morón de la Frontera, en esta página web fue publicada eventualmente una relación de 144 empleados de estas instalaciones, con nombres y apellidos, cuyos puestos de trabajo serían susceptibles de desaparecer en el nuevo contrato de explotación que, a finales de 2014, habrá de licitar y adjudicar la Fuerza Aérea de Estados Unidos para la gestión de estos servicios de mantenimiento.
Para el comité de empresa, el ERE de septiembre de 2013 respondería a un intento de acometer los despidos inicialmente planeados para el ERE de 2010 pero finalmente no consumados, al objeto de aproximar el adelgazamiento de la plantilla al espíritu inicial de la reestructuración laboral de 2010. Y es que aquel ERE fue inicialmente ideado para despedir a 286 trabajadores pero, como se ha informado, finalmente fueron 119 los empleados despidos.