Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Asociación de Diplomáticos, decepcionada con el nuevo reglamento de la Carrera

Denuncia que no introduce ningún cambio de calado en materia de formación y evaluación del personal
La Asociación de Diplomáticos Españoles (ADE), mayoritaria en la profesión, ha mostrado su "descontento" y "decepción" por el nuevo reglamento de la Carrera Diplomática, aprobado el pasado 25 de julio por el Consejo de Ministros.
En una carta dirigida a sus asociados, a la que ha tenido acceso Europa Press, la ADE deja claro la "ausencia de satisfacción general" entre la Carrera con el texto, así como su "decepción" con la redacción final del reglamento --aunque reconocen ciertos "avances"-- y la "celeridad" con la que, según la asociación, se ha elaborado la norma.
Para la ADE, que representa al 67 por ciento de la profesión, al reglamento le "falta ambición" para resolver "muchos problemas que se venían arrastrando desde hace tiempo" en la Carrera.
Entre esas carencias, la asociación se refiere a que la norma no contenga "ninguna previsión de calado respecto de la formación o la evaluación" de los profesionales. "En contra de los deseos expresados por el señor ministro, este reglamento ni facilita ni promueve la formación continua y el aprendizaje de idiomas y nuevos conocimientos imprescindibles para lograr un servicio exterior moderno", denuncia la ADE.
El sindicato pide al jefe del departamento, José Manuel García-Margallo, y al nuevo subsecretario, Cristóbal González-Aller, que "no se lleven a engaño respecto al descontento generalizado" entre los diplomáticos ante las carencias del texto, un "descontento" --insiste la ADE-- que no se han cansado de transmitir en cuantas ocasiones se les ha proporcionado "con la mayor lealtad institucional".
Esta carta de la ADE a sus asociados se envió inmediatamente antes de la aprobación del reglamento por el Gobierno y después de que el Ejecutivo asegurara en una respuesta al diputado socialista Alex Sáez que el reglamento "no ha concitado el rechazo mayoritario" de los diplomáticos.
El Gobierno indica en esa respuesta que para la elaboración del reglamento se creó un grupo de trabajo en el que estuvieron presentes los representantes de todas las categorías diplomáticas. "Todos los funcionarios diplomáticos que quisieron participar en el proyecto pudieron hacerlo a través de sus representantes", añade.
El Ejecutivo sostiene que "ningún grupo expresó su rechazo o fomentó su oposición al mismo". "El texto aprobado fue resultado del consenso entre todas las categorías", insiste.
EMBAJADOR A PARTIR DE 20 AÑOS DE ANTIGÜEDAD
El nuevo reglamento obligará a los diplomáticos, por regla general, a tener al menos 20 años de antigüedad para poder ser nombrados embajadores en el extranjero.
Otra de las novedades es el establecimiento de un sistema más transparente de nombramientos, que permitirá a los diplomáticos presentarse a ciertos puestos de embajador que queden vacantes --no todos-- y que se cubrirán sometiéndose al procedimiento que introduce el reglamento.
Este nuevo procedimiento no afectará a la libertad de la que dispone el Ejecutivo para nombrar embajador a quien considere mejor candidato, sea o no diplomático, pero sí obligará al ministro a informar cada año a los miembros de la Carrera Diplomática de ciertas vacantes que queden en las jefaturas de misión. Será el propio ministro el que decida a qué vacantes da publicidad.
Previsiblemente quedarán fuera de este procedimiento las legaciones más importantes, aquellas en las que el Gobierno coloca a cargos de la máxima confianza, como es el caso de las Embajadas en Washington, Rabat, Londres, París, Berlín, Moscú, o Naciones Unidas, por citar algunas, explican a Europa Press fuentes diplomáticas.
Los candidatos, siempre y cuando reúnan unos requisitos determinados, ligados fundamentalmente a la antigüedad, serán evaluados por un comité asesor formado por altos cargos del departamento, quienes propondrán al ministro una terna de candidatos para cada vacante con orden de preferencia y sin carácter vinculante.
El reglamento de la Carrera Diplomática pretende renovar el actualmente vigente, de 1955, y el decreto sobre provisión de puestos de trabajo en el extranjero y ascensos de los funcionarios de la Carrera Diplomática, cuya última modificación se hizo en el año 2000.
En materia de formación, la mayor novedad que aporta el reglamento es la creación de un curso de ascenso de carácter práctico destinado a preparar a los diplomáticos para ser embajadores.