Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia Nacional confirma el procesamiento de Arnaldo Otegi

Los magistrados de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, presididos por Alfonso Guevara, han desestimado en un auto los recursos interpuestos por Otegi, Díez Usabiaga y otros seis imputados contra su procesamiento, ordenado por el suspendido juez Baltasar Garzón el pasado 25 de enero.

El auto destaca que los indicios encontrados contra Otegi y Usabiaga parecen desmentir sus afirmaciones acerca de su supuesta actividad pacificadora y de su alejamiento de todo matiz de violencia.

Garzón les imputó un delito de integración en organización terrorista por su intervención en el proyecto denominado "Bateragune" (núcleo de reunión, en euskera), que, según el juez, trataba de reconstruir la marca electoral de ETA para concurrir a las elecciones municipales y forales de 2011.

Además de Otegi y Usabiaga, fueron procesados la ex tesorera del PCTV, Sonia Jacinto; Miren Zabaleta, hija del líder de Aralar Patxi Zabaleta y una de las dirigentes emergentes de la izquierda abertzale; Arkaitz Rodríguez, ex responsable de Haika en -lava, así como José Luis Moreno Sagüés, José Manuel Serra Ugarte y Amaia Esnal.

Todos los procesados habían sido detenidos en una operación que se desarrolló el 13 de octubre de 2009.

Treguas con trampa

En el auto de procesamiento, el juez de la Audiencia Nacional acusó a Otegi de ser el máximo responsable de "Bateragune". En este sentido, aseguró que una de las misiones que ETA encomendó al ex portavoz de Batasuna era "conseguir treguas encubiertas para Euskal Herria, si bien la actividad violenta continuaría en el resto de España".

En sus recursos, Otegi, Usabiaga y los demás procesados alegaron la inexistencia de indicios de su participación en hechos delictivos y negaron su integración. RSO