Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia de Valencia confirma la imputación del hijo de Ciscar en el caso por presuntas irregularidades en el IVAM

Ve indicios de la "participación indiscutible" de 'Rablaci' en el uso de recursos públicos para "construir y alentar" su carrera
La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valencia ha confirmado la imputación de Rafael Blasco Ciscar --conocido artísticamente como 'Rablaci'--, hijo de la exdirectora del Institut Valencià d'Art Modern (IVAM), Consuelo Ciscar, en la causa abierta en el Juzgado de Instrucción número 21 por las presuntas irregularidades en la gestión del museo durante la etapa al frente de su madre.
La sala rechaza así el recurso de Rafael Blasco Ciscar --hijo también del exconseller 'popular' de Solidaridad Rafael Blasco, en prisión por el fraude en las ayudas a la cooperación-- contra la decisión de la jueza instructora, que acordó el pasado mes de marzo dirigir contra él la investigación por su posible participación en los hechos delictivos.
En su resolución, facilitada este martes por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), la Audiencia considera que existen indicios de la "participación indiscutible" de 'Rablaci' en el uso de los medios y recursos públicos del IVAM para "construir y alentar" su carrera artística.
A este respecto, el tribunal añade que "la disposición de una estructura administrativa y económica de carácter público al servicio de la carrera profesional de un particular supone la quiebra de los principios rectores de toda actuación pública y el desvío de recursos y fondos públicos de su auténtica finalidad".
El auto mantiene las sospechas de que el museo pagó a una persona, también investigada en la causa, por redactar los textos de la tesis de Rafael Blasco y de que trabajadores del centro artístico organizaron las exposiciones de 'Rablaci', transportaron sus obras, intermediaron con autoridades internacionales para promocionarle y prepararon su currículum vitae. También señala el pago con fondos públicos de viajes y alojamiento del hijo de Ciscar, de los gastos de transporte de las obras para las exposiciones y los costes de impresión de los catálogos.
La sala explica que patrocinadores y organizadores de exposiciones de arte no contactaban directamente con 'Rablaci', sino que enviaban mensajes a su madre o al personal del IVAM para que, a su vez, contactaran con él, por lo que "queda al descubierto la connivencia del señor Blasco" en los hechos investigados.
Según el auto, "todo ello no hubiera sido posible sin la participación del señor Blasco, dado que a él correspondía la gestión de su carrera artística, decidiendo dónde y cómo exponer sus obras, cómo pagar sus viajes, cómo llevar a cabo la elaboración de su tesis y, en fin, promocionar su obra y su nombre, y no resulta verosímil que desconociera la utilización de los fondos y personal del IVAM para todo ello".
La causa del llamado 'caso IVAM', que investiga las presuntas irregularidades en la gestión del museo, está abierta por los delitos de prevaricación, malversación y falsedad. Hay diez investigados entre ellos, Consuelo Ciscar, exdirectora del centro, su hijo Rafael Blasco y diferentes subdirectores generales en el periodo de la investigación, entre otros.