Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Avances mayores de lo esperado en las negociaciones de desarme, según Moscú

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama (d), se reúne con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov (i), el pasado 8 de mayo en Washington. EFE/Archivotelecinco.es
Rusia y Estados Unidos han avanzado en los preparativos del nuevo tratado de desarme nuclear más de lo esperado, lo que hace posible su firma para diciembre de este año, declaró hoy Serguéi Riabkov, viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia.
"El grado de avance es mayor que nuestras expectativas cuando comenzamos (las conversaciones)", dijo Riabkov en declaraciones a la agencia oficial RIA-Nóvosti.
Las negociaciones para la firma de un nuevo acuerdo de desarme, que sustituya al Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START), que expira en diciembre, centrarán la agenda de la visita que efectuará a Rusia entre los próximos 6 y 8 de julio el presidente de EEUU, Barack Obama.
Rusia insiste que el nuevo acuerdo de desarme debe excluir el despliegue de armas ofensivas estratégicas fuera de los territorios nacionales, con lo que el polémico escudo antimisiles estadounidense no podría instalarse ni en la República Checa ni en Polonia.
Esa iniciativa de Washington es considerada en Moscú como una amenaza directa a la seguridad nacional de Rusia.
El presidente ruso, Dmitri Medvédev, y su colega estadounidense mantuvieron anoche una conversación telefónica en la que repasaron los temas que tienen previsto abordar en las conversaciones que celebrarán la próxima semana en Moscú, informó la portavoz del Kremlin, Natalia Timakova.
"Los líderes dialogaron en confianza y se trataron de 'tú'", dijo la portavoz.
Ambas partes, añadió, manifestaron su seguridad de que la cumbre de Moscú permitirá imprimirle más dinamismo a las relaciones bilaterales.