Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bolivia recibe a los príncipes de Japón para homenajear la inmigración nipona

Imagen de este lunes del príncipe japonés Masahito Hitachi (d) y su esposa, la princesa Hanako Hitachi, a su llegada al aeropuerto de Viru Viru en Santa Cruz (Bolivia), para una visita oficial al país andino. EFEtelecinco.es
Bolivia recibió hoy a los príncipes Hitachi de Japón para conmemorar los 110 años de migración nipona en el país suramericano, donde en la actualidad se estima que viven unos 12.000 descendientes de aquellos inmigrantes.
Con fuertes medidas de seguridad y bajo estrictas reglas de protocolo, el hermano menor del emperador Akihito, Masahito Hitachi y su esposa, la princesa Hanako, comenzaron su visita oficial de cuatro días en la que visitarán las principales colonias japonesas y se entrevistarán con el presidente boliviano, Evo Morales.
Masahito y Hanako Hitachi arribaron al aeropuerto de Viru Viru de la ciudad oriental de Santa Cruz pasadas las 15.00 hora local (19.00 GMT) acompañados por el embajador de Japón en Bolivia, Kazuo Tanaka.
El príncipe, que iba vestido con un traje gris, y la princesa, con un traje con falda y chaqueta beige y un sombrero, llegaron a esta ciudad boliviana procedentes de Perú donde cumplieron una visita oficial de dos días.
Los príncipes fueron recibidos por las autoridades locales y departamentales, a la cabeza del prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, el alcalde, Percy Fernández, y el presidente del Consejo Municipal, Óscar Vargas.
Tras saludar a las autoridades y a la prensa, los príncipes recibieron de manos de Fernández un documento que los reconoce como huéspedes ilustres y las llaves de Santa Cruz de la Sierra, una distinción reservada para los altos mandatarios y los miembros de las familias reales que visitan la ciudad.
Desde el aeropuerto se dirigieron con su comitiva a un conocido hotel cruceño donde mañana tienen previsto entrevistarse con el mandatario boliviano a las 19.00 hora local (23.00 GMT) en una recepción especial a la que seguirá una cena.
Además, los príncipes Hitachi viajarán a las localidades cruceñas de Okinawa y San Juan de Yapacaní, las principales colonias que recibieron a los inmigrantes japoneses el siglo pasado, donde realizarán actividades culturales y tendrán encuentros con los ciudadanos.
En la noche del miércoles, el prefecto (gobernador) de Santa Cruz y uno de los principales opositores al Gobierno de Morales, Rubén Costas, prevé ofrecer una cena oficial a los príncipes nipones en el edificio de la Gobernación y el jueves se celebrará una ceremonia conmemorativa del aniversario de la inmigración japonesa a Bolivia.
El retorno de los príncipes está programado para el próximo viernes 19 por la mañana desde el aeropuerto Viru Viru.
La inmigración nipona en este país suramericano se inició en 1899 con la llegada de cerca de un centenar de inmigrantes que provenían de Perú a la localidad de Sorata, en el departamento de La Paz.
Según datos de la Sociedad Japonesa en Bolivia, este grupo llegó inicialmente a Perú pero se trasladó al país vecino por las malas condiciones de trabajo y la estafa a la que algunos fueron sometidos en sus contratos de trabajo.
A estos inmigrantes pioneros, les siguieron otros cientos de japoneses que llegaron a las regiones amazónicas bolivianas para la explotación de caucho, que más tarde, con la caída de los precios de este producto, se trasladaron principalmente a los departamentos de La Paz y Santa Cruz.
Según datos de la agencia de cooperación japonesa JICA, se estima que en todo el país viven unos 12.000 descendientes de inmigrantes nipones, principalmente en las localidades cruceñas de Okinawa y San Juan de Yapacaní.
Estas colonias, que empezaron a recibir la inmigración japonesa a mediados de los años 50, se dedican en la actualidad principalmente a la agricultura y ganadería y son reconocidas en el resto del país por la producción de soja, trigo, arroz, huevos y cítricos.