Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Botella destaca el "coraje", "sentido común" y necesidad de "reconectar con la ciudadanía" que deben tener los alcaldes

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha enumerado este lunes como cualidades que deben tener los regidores el "coraje", el "sentido común" y la necesidad de "reconectar con la ciudadanía", en su opinión, cada vez más alejada de la clase política.
En un desayuno informativo, en el que ha presentado al alcalde de Roma, Ignazio Marino, la primera edil madrileña ha destacado el papel de las grandes ciudades como núcleos de innovación, conocimiento y progreso en las que sus regidores, independientemente de su color político --de hecho, Botella ha recordado que ella y Marino pertenecen a "familias ideológicas distintas--, deben unirse "por la preocupación común, el interés general y el servicio a los ciudadanos".
Botella ha resaltado de Marino el "coraje" que se debe tener para poner en marcha "políticas responsables para garantizar la cohesión social, equilibrar las cuentas, conseguir la máxima eficiencia en los servicios públicos e impulsar el crecimiento económico para crear empleo, sobre todo juvenil".
Después de calificar a Madrid y Roma como "ciudades de oportunidades", Ana Botella ha apuntado que ambas, además de sufrir una grave crisis, coinciden en objetivos comunes siendo el "primer gran reto el gestionar los recursos con sentido común para preservar la cohesión social y los servicios".
Botella no ha dudado en alabar al italiano diciendo que hay que ser "muy valiente" para llegar al mando de la ciudad con una situación presupuestaria muy difícil. En este punto, la madrileña ha remarcado que, por su parte, el Ayuntamiento de Madrid pagó el año pasado 1.081 millones de euros de deuda y se redujeron 500 millones de euros en gastos para mantener 495 millones en gastos sociales y atender a 470.000 personas.
Todo ello sin olvidar que la "batalla del desempleo es la más importante", motivo por el que desde la capital se trata de crear un entorno que sea atractivo para las empresas, eliminando trabas. Otra vía es la apuesta por las nuevas tecnologías, que facilita la vida de los ciudadanos. Ejemplos de ellos son el pago del aparcamiento regulado a través del móvil o realizar gestiones desde Internet, sin tener que desplazarse.