Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brown luchará por su supervivencia política en una reunión del grupo laborista

El primer ministro británico, Gordon Brown. EFE/Archivotelecinco.es
El primer ministro británico, Gordon Brown, luchará hoy por su supervivencia política en una reunión del grupo parlamentario laborista, que analizará el descalabro de las elecciones europeas.
Según varios medios, un grupo de rebeldes laboristas se dispone a publicar en esa reunión la lista de los diputados que han firmado una carta en la que se reclama una renovación en la cúspide.
El primer ministro acometió el viernes un reajuste de su gobierno y anunció su intención de agotar la legislatura para "limpiar" la política y ayudar al país a superar la crisis económica,
Pero en las elecciones europeas el Partido Laborista ha sido superado por los conservadores y el anti-europeo UKIP.
Con sólo un 15,3 por ciento de los votos- 7 puntos menos que en los comicios del 2004-, los laboristas han quedado no sólo detrás de los conservadores, que lograron un 28 por ciento, sino incluso del Uk Independence Party, que quiere sacar al Reino Unido de la UE, y obtuvo un 17,4 por ciento.
A falta de conocerse los votos de Irlanda del Norte y algunas islas de Escocia, los liberal-demócratas, el Partido más pro-europeo, ha quedado en cuarto lugar con un 13,9 por ciento.
Los analistas atribuyen hoy el descalabro laborista al efecto combinado de la crisis económica, el escándalo de los abusos de los gastos parlamentarios, que ha afectado a los grandes partidos, pero ha castigado especialmente al gobernante, así como a la irritación que han producido en los votantes tradicionales las peleas internas.
Los laboristas sufrieron en esos comicios una derrota en todos los frentes, incluido su feudo tradicional de Gales, donde perdieron doce puntos y obtuvieron menos votos que los "tories" por primera vez desde el final de la Primera Guerra Mundial.
El segundo golpe de la jornada fue la entrada por primera vez en el Parlamento de Bruselas del ultraderechisa British National Party (BNP), que envía dos diputados a Estrasburgo, incluido su líder nacional, Nick Griffith.
Xenófobo y rabiosamente anti-europeo, el BNP dijo anoche por boca de uno de sus dos nuevos diputados, que lo ocurrido es el primer paso para "liberar al pueblo británico de la dictadura de Bruselas".
La distribución por escaños ha quedado así: conservadores, 24 (+1), UKIP, 13 (+1), laboristas, 11 (-5), liberal-demócratas, 10 (+1), Verdes, 2 (sin variación), BNP, 2 (+2) y el nacionalista galés Playd Cymru, 1 (sin variación).