Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas defiende establecer normas estrictas para regular los 'drones' civiles

Esta industria podría representar en una década el 15% de la industria de la aviación, 15.000 millones anuales
La Comisión Europea ha defendido este martes establecer nuevas normas estrictas para regular las operaciones de los 'drones' civiles, que cubran ámbitos como la seguridad, la privacidad, la protección de datos, los seguros y el régimen de responsabilidad. El objetivo de Bruselas es permitir que la industria europea se convierta en un líder mundial del sector y al mismo tiempo garantizar la protección de los ciudadanos.
Los 'drones' civiles empiezan a usarse de forma creciente en países como Suecia, Francia o Reino Unido, y en diferentes sectores pero el marco normativo está muy fragmentado, según denuncia el Ejecutivo comunitario. Aunque se aplican las normas nacionales básicas de seguridad, los requisitos varían en la UE y hay una serie de salvaguardias clave que no se tratan de manera coherente.
El vicepresidente de la Comisión y responsable de Transportes, Siim Kallas, ha admitido que "muchas personas, incluido yo mismo, tienen dudas sobre la seguridad, la protección y la privacidad en relación con estos dispositivos". Y ha defendido la necesidad de regular el sector ahora porque "las aeronaves teledirigidas, casi por definición, van a cruzar las fronteras y la industria todavía se encuentra en sus primeras fases de existencia".
"Tenemos la oportunidad de establecer un conjunto único de normas con las que todos puedan trabajar, como hacemos en el caso de las grandes aeronaves", ha defendido.
Según algunas estimaciones, la industria de los 'drones' podría llegar a representar en los próximos diez años un 10% del mercado de la aviación, es decir, 15.000 millones de euros al año.
Bruselas plantea en primer lugar elaborar normas aplicables a toda la UE sobre autorizaciones de seguridad, que se basarán en el principio de que los drones civiles deben proporcionar un nivel de seguridad equivalente al de las operaciones realizadas con aparatos tripulados. La Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) comenzará a elaborar normas específicas aplicables en toda la UE a las aeronaves teledirigidas.
La AESA establecerá también las condiciones de seguridad necesarias para proteger, en concreto, los flujos de información y, posteriormente, propondrá las obligaciones jurídicas específicas para todas las partes interesadas (por ejemplo, la gestión del tráfico aéreo, el operador, los proveedores de servicios de telecomunicaciones), que las autoridades nacionales deberán hacer cumplir.
En segundo lugar, el Ejecutivo comunitario quiere controles rigurosos sobre la privacidad y la protección de datos. Los datos recogidos por aeronaves teledirigidas deberán cumplir las normas aplicables sobre protección de datos y las autoridades pertinentes deberán supervisar la posterior recogida y el tratamiento de datos personales.
Bruselas aboga además por un marco claro para la responsabilidad y los seguros. El régimen actual de seguro frente a terceros está concebido principalmente para aeronaves tripuladas cuyo peso (a partir de los 500 kg) determina el importe mínimo del seguro. La Comisión evaluará la necesidad de modificar las normas actuales para tener en cuenta las características específicas de las aeronaves teledirigidas.
Finalmente, la Comisión racionalizará las tareas de investigación y desarrollo, en concreto los fondos de la UE en esta materia gestionados por la empresa común SESAR (Cielo Único Europeo), con el fin de que el calendario de comercialización de las tecnologías prometedoras para la inserción del sistema de aeronaves teledirigidas en el espacio aéreo europeo sea lo más breve posible. Las pymes y las empresas de nueva creación del sector recibirán ayudas a la industria para desarrollar tecnologías adecuadas de los programas Horizonte 2020 y Cosme.
Bruselas llevará en 2014 una evaluación de impacto para preparar su propuesta legislativa. Por su parte, la AESA comenzará a elaborar inmediatamente las normas de seguridad necesarias.
Todo este trabajo tiene por objeto alcanzar el objetivo declarado por el Consejo Europeo de diciembre de 2013, de garantizar la integración progresiva del sistema de aeronaves teledirigidas en el espacio aéreo a partir de 2016.