Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CC.OO. y UGT condenan el atentado de Estambul

CC.OO. y UGT han expresado su "rotunda condena" al atentado registrado en el aeropuerto internacional Atatürk de Estambul (Turquía), en el que han muerto al menos 41 personas y más de 200 han resultado heridas, de acuerdo con el último balance oficial.
UGT ha enviado un comunicado para transmitir su solidaridad a los familiares, amigos de las víctimas y para desear la pronta recuperación de los heridos.
El sindicato ha expresado el compromiso del movimiento sindical contra el terrorismo y la violencia, "acciones que no tienen cabida en ninguna sociedad democrática".
CC.OO. ha explicado en un comunicado que ha remitido una nota de pésame a los sindicatos turcos, condenando el terrible "atentado" de Estambul y ofreciendo su solidaridad y apoyo a las iniciativas que pongan en marcha.
"Hacer frente al fanatismo terrorista no es tarea fácil. Ahora lo primero es investigar, perseguir, detener y juzgar a los culpables, y para ello las fuerzas de seguridad turcas han de recibir la colaboración de otras fuerzas de seguridad nacionales y comunitarias", ha subrayado el sindicato de Ignacio Fernández Toxo.
Al mismo tiempo, CC.OO. ha insistido en la necesidad de activar todo tipo de medidas políticas y diplomáticas de la Unión Europea, en coordinación con Rusia y Estados Unidos, para restablecer la paz en Siria y el resto de países de la zona.
"No hay que olvidar que el terrorismo y los conflictos bélicos están golpeando fundamentalmente a la población civil, tanto en la zona de guerra como en los países donde se producen los atentados terroristas", ha advertido.
El sindicato ha pedido que no se olvide que la violencia, la guerra y el hambre siguen provocando el éxodo de miles de personas refugiadas, a las que la Unión Europea "debe ofrecer protección y acogida", garantizando los valores democráticos y la defensa de los derechos humanos, "algo que resulta incompatible con el acuerdo firmado recientemente por la UE y Turquía".