Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

COVITE entrega mañana una carta a jueces del Supremo censurando su acuerdo sobre aplicación de sentencias del TEDH

El colectivo de víctimas del terrorismo COVITE entregará mañana una carta a cada uno de los magistrados de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo en protesta por su último acuerdo sobre la aplicación de sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), ya que consideran que si éste se hubiera adoptado antes se hubiera evitado la excarcelación de casi 60 presos a los que se les estaba aplicando la denominada "doctrina Parot".
El alto tribunal estableció este martes de forma unánime cuál debe ser el cauce para hacer cumplir en España las sentencias del Tribunal de Estrasburgo que aprecian violación de derechos fundamentales de un condenado por los tribunales de nuestro país. Mientras no exista una nueva regulación al respecto la vía debe ser el recurso de revisión.
Una delegación de COVITE se desplazará mañana hasta la sede del Supremo para entregar cartas personalizadas a cada uno de los miembros del Tribunal. En ellas, el Colectivo censurará cómo el Tribunal Supremo, en virtud del acuerdo adoptado, "podría haber evitado la excarcelación masiva de los peores criminales de nuestro país", según han anunciado en un comunicado.
El acuerdo adoptado por la Sala Segunda del alto tribunal tiene su importancia, pues la duda se ha planteado tras resoluciones del tribunal de Estrasburgo como la que supuso la anulación de la denominada "doctrina Parot".
En noviembre del año pasado, el Supremo concluyó por doce votos frente a cuatro que debía ser cada tribunal sentenciador el que dirimiera el alcance de la sentencia del TEDH respecto de aquellos presos a los que se alargó la condena por la denominada "doctrina Parot", cuya aplicación dio por anulada para todas las sentencias condenatorias en ejecución dictadas antes del 28 de febrero de 2006.
Además, el tribunal consideraba necesario que el Poder Legislativo regulara "con la necesaria claridad y precisión" el cauce procesal adecuado en relación con la efectividad de las resoluciones del tribunal de Estrasburgo.
Por unanimidad, los magistrados de lo Penal del Tribunal Supremo acuerdan que "en tanto no exista en el Ordenamiento Jurídico una expresa previsión legal" para la efectividad de las sentencias dictadas por el TEDH se da por bueno que el recurso de revisión que se regula en el artículo 954 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim) es el que "cumple este cometido".