Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CUP de Barcelona exige a Bcomú que garantice la celebración del referéndum del 1-O

Los anticapitalistas piden una reunión con la alcaldesa Ada Colau
La CUP de Barcelona ha exigido al gobierno municipal de Barcelona que "ponga todas las garantías" para la celebración del referéndum del 1-O y que se comprometa a hacer todo lo que se marque desde la Generalitat, petición que pretenden trasladar directamente a la alcaldesa de Ada Colau.
Así lo han explicado este martes en rueda de prensa la concejala de la CUP de Barcelona Eulàlia Reguant y la portavoz del mismo grupo, Maria Rovira, quienes han advertido de que el gobierno municipal tiene que decidir entre "sumarse a las libertades políticas o colocarse al lado del Estado español".
Reguant ha explicado que los municipios "tienen que poner las herramientas" para celebración del referéndum, ya que son espacios de proximidad donde es más cercana la interlocución con la institución pública.
Por esta razón, la CUP ha emplazado al Ayuntamiento de Barcelona a desarrollar una campaña comunicativa de debate sobre el referéndum, a hacer un llamamiento a la población para que ejerza su derecho a votar y que se facilite la información necesaria a través del teléfono de la ciudad, el 010.
"El Ayuntamiento debe organizar la acogida de los observadores internacionales y desarrollar una protocolo de custodia del material y vigilancia para que todo transcurra con normalidad", ha explicado Rovira, que ha calificado lo expuesto como las garantías necesarias para que se materialice el referéndum.
Rovira también ha hecho referencia directa al espacio que ocupan los 'comuns', a quienes ha pedido que tienen que ser una parte activa para solucionar el problema, ya que en caso de lo contrario, se estarán poniendo al servicio de un "Estado español demofóbico", ha explicado.