Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cádiz, Granada, Jaén y Huelva continúan sin presupuestos un año después de constituirse los ayuntamientos

Almería fue la única capital de provincia andaluza que los aprobó el año pasado
Cádiz, Granada, Jaén y Huelva son las cuatro capitales de provincias andaluzas que, cuando se cumple un año de la constitución de los ayuntamientos resultantes de las elecciones municipales del año pasado, continúan sin tener sus presupuestos para este ejercicio aprobados definitivamente, aunque cada una se encuentra en un estado diferente en su tramitación.
Granada es posiblemente la capital de provincia que está más lejos de tenerlos. Si el anterior equipo de gobierno liderado por José Torres Hurtado (PP) ya apuntaba a finales de 2015 a la posibilidad de que las cuentas se prorrogasen por la falta de entendimiento con los grupos de la oposición, tras la situación vivida en el consistorio con la investigación judicial al ahora exalcalde por supuestos delitos relacionados con la corrupción; su dimisión y el cambio en la Alcaldía, el PSOE ha confirmado que será "prácticamente y técnicamente imposible" que haya presupuestos para este año.
El portavoz socialista en el consistorio, Baldomero Oliver, ha garantizado el pago de las nóminas de los trabajadores y la prestación de los servicios básicos y que afecten a los derechos sociales pero ha advertido de que la aprobación de las nuevas cuentas no depende tanto de un acuerdo político como de que "no hay dinero", tras los 40 millones de euros de remanente negativo de tesorería con los que se cerró la ejecución presupuestaria de 2015 o el incumplimiento del plan de ajuste en el mandato del PP. El concejal ha calificado de "gran lastre" la situación de las arcas públicas y ha hecho extensible su preocupación a 2017.
EN CÁDIZ, EN JUNTA DE GOBIERNO LOCAL
Más adelantada está la situación en Cádiz ya que las cuentas han sido ya aprobadas inicialmente; aunque en solitario por la Junta de Gobierno Local y días después de que la oposición en bloque votara en su contra. Las alegaciones que reciban las cuentas tendrán que ser resueltas en un nuevo pleno pero es posible que no salgan adelante en el mismo y su aprobación definitiva vuelva, de nuevo, de la mano de la Junta del Gobierno Local.
Sin embargo, la elaboración y el debate de los presupuestos gaditanos no han estado exentas de polémica; primero porque el alcalde, José María González, renunció a lo que había sido una de sus propuestas electorales, que fueran unos presupuestos participativos; y después por el rechazo en bloque de la oposición, que ve falta de sustento en los mismos, toda vez que un informe del interventor del Ayuntamiento alerta de que las cuentas incluyen en su capítulo de inversiones y subvenciones algunas de la Junta y la venta de locales que no son seguros y que, de no materializarse, podrían conducir a un desequilibrio del remanente líquido de tesorería.
En Jaén, la presentación del proyecto de presupuestos viene retrasándose mes a mes desde febrero. En principio, en diciembre se preveía que sería en febrero cuando se presentaría el proyecto, que pretendía implicar al conjunto de la sociedad en las cuentas y que contaba con el añadido de un trabajo extra para concretar cómo pagar los 63 millones de euros por sentencias impagadas en los últimos 20 años.
Sin embargo, las cuentas siguen sin ver la luz y la última previsión, de mediados de mayo, era que, con el borrador ya "en manos de la Intervención municipal", pronto estarían a disposición de los grupos municipales para poder. En aquel momento, el concejal de Hacienda, Manuel Bonilla, se refirió a que podrían ser aprobados en pleno este mes de junio aunque también advertía de que la integración de las plantillas de Epassa y Onda Jaén entrañaban dificultades añadidas que podían "dilatar el proceso".
El Ayuntamiento de Huelva tampoco ha procedido por el momento a la aprobación de los presupuestos municipales pero la misma es "inminente". El equipo de gobierno (PSOE) lleva trabajando desde los primeros meses del mandato en ellos, ya que el gobierno del PP no había elaborado unos presupuestos municipales desde 2014. Cabe recordar que el Consistorio se encuentra "intervenido" por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, desde que en el mandato anterior se acogiera a tres planes de ajuste y un rescate, situación que "condiciona en gran medida" la elaboración de estas cuentas.
Almería fue la única capital de provincia que empezó 2016 con presupuesto aprobado; lo hizo el 30 de diciembre gracias al voto a favor del PP y la abstención de Ciudadanos. PSOE e IU votaron en contra pero las cuentas de la capital almeriense comenzaron el año en exposición pública.
Málaga, Sevilla y Córdoba han aprobado sus cuentas en estos meses que van de año tras, en la mayoría de los casos, dilatadas negociaciones con partidos políticos que llegaron a los consistorios en las últimas elecciones municipales y cuyos votos han sido necesarios para las aprobaciones.
Ese es el caso del Ayuntamiento malagueño, que aprobó los presupuestos de forma inicial el 18 de marzo, con los votos del PP y de su socio de investidura, Ciudadanos, y en contra de PSOE, Málaga para la Gente y Málaga Ahora.
Los tres meses de retraso que sufrió la aprobación de las cuentas han llevado a los tres partidos de izquierdas en el consistorio y también a Ciudadanos a reclamar que, a la mayor brevedad posible, se comiencen a elaborar los de 2017.
Tres días antes, el 15 de marzo, el Ayuntamiento de Córdoba había hecho lo mismo con sus cuentas. Tras una aprobación inicial en diciembre del año pasado, el consistorio dio luz verde a unos presupuestos que ascienden a más de 395 millones de euros y con un superávit de más de 700.000 euros. Recibieron el voto a favor de PSOE, IU, Ganemos y Ciudadanos, la abstención de UCOR y en contra el PP.
EN SEVILLA EVITARON LA CAMPAÑA ELECTORAL
El Ayuntamiento de Sevilla tampoco empezó el año con presupuesto para este 2016; su alcalde, Juan Espadas (PSOE), quiso alejar el debate y tramitación de los mismos de la campaña electoral de las elecciones generales del 20 de diciembre con el objetivo de evitar el riesgo de que el proyecto presupuestario de 2016 fuese utilizado como "instrumento de confrontación" política.
Pese a la repetición de las elecciones, las cuentas de la capital hispalense se debatieron y aprobaron sin coincidir con la nueva precampaña. Lo hicieron a finales del mes de marzo y cosecharon el voto a favor de, además del PSOE, Ciudadanos e Izquierda Unida. El PP y Participa, por su parte, votaron en contra.
El que es el primer presupuesto de Espadas consta de más de 797,5 millones de euros, un 5,5 por ciento más que los de 2015 y para su aprobación vivió un bronco debate en el que el portavoz del PP y exalcalde, Juan Ignacio Zoido, amenazó con acudir a los tribunales por la imposibilidad de debatir en el pleno las enmiendas de su grupo y de Participa. El regidor se ha comprometido a comenzar la redacción de las ordenanzas fiscales y del presupuesto de 2017 tras el verano para que no se retrase su puesta en marcha.