Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Cámara gallega aprueba por amplia mayoría una ley contra la discriminación LGTBI sin sanciones específicas

La oposición critica la supresión de las sanciones pero PSdeG y BNG valoran el avance y PP acepta a última hora añadir la intersexualidad
El Parlamento de Galicia ha aprobado este martes la primera ley autonómica a favor de la visibilización y contra la discriminación del colectivo de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI) y lo ha hecho sin contar con el apoyo expreso de AGE y el Grupo Mixto por la eliminación del régimen sancionador y de la inversión de la carga de la prueba.
La propuesta legislativa fue impulsada por el PSdeG la pasada legislatura y, en aquel momento, incluía un régimen sancionador que preveía multas a partir de 150 euros --para las infracciones leves-- que podrían alcanzar los 500.000 euros en el caso de acciones muy graves, como la toma de represalias contra quienes intentasen impedir por vía judicial o administrativa una discriminación.
No obstante, la mayoría popular ha suprimido el capítulo de las sanciones y también se ha opuesto a la inversión de la carga de la prueba, de forma que no será el demandado quien deba demostrar que no ha incurrido en discriminación ni vulnerado el principio de igualdad por razón de orientación sexual o identidad de género.
Otro de los aspectos criticados por los grupos de la oposición, la exclusión de las personas intersexuales --personas que presentan características físicas propias tanto de hombres como de mujeres-- de la protección que ofrece esta legislación frente a la discriminación, fue finalmente atajada por el PP, que aceptó que este colectivo formase parte del título de la norma.
La aprobación de esta norma conlleva una modificación de la Ley del Valedor do Pobo, toda vez que se faculta a esta institución como "autoridad independiente para velar por la igualdad de trato y no discriminación" por motivos relacionados con la identidad sexual.
"VACÍO DE CONTENIDO"
La primera diputada en tomar la palabra para expresar su posicionamiento sobre esta norma ha sido la única integrante del Grupo Mixto, Carmen Iglesias, quien ha criticado "un texto políticamente correcto pero vacío de contenido".
Sin embargo, admitió que todavía no había decidido el sentido de su voto y que resolvería este extremo una vez escuchados a los distintos portavoces.
LEY "IMPERFECTA"
Por su parte, la portavoz en el debate, Carme Adán, ha lamentado la desaparición de las sanciones y de la inversión de la carga de la prueba, algo "muy importante". Unido a que el PP también ha rechazado que se incluya la obligación de redactar protocolos frente a la violencia homófoba similares a los que rigen para la violencia machista ha concluido que ésta es una ley "imperfecta".
Pese a ello, envuelta en una bandera arcoiris tras la negativa de la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, a su despliegue sobre la tribuna de oradores, la diputada del Bloque ha justificado su apoyo a esta normativa en que "abre caminos" pese a que "no es perfecta".
En todo caso, al igual que posteriormente su homóloga en filas socialistas --a la que prestó la bandera--, ha dejado claro que su grupo "vigilará" el cumplimiento de todas las obligaciones que figuran en la norma. Con este fin, el PP ha aceptado una enmienda que establece que la Xunta debe remitir cada tres años a la Cámara un informe sobre su nivel de aplicación.
"OPORTUNIDAD PERDIDA"
"Decepcionada" fue la palabra con la que la representante de AGE, Eva Solla, describió su estado de ánimo con respecto a la aprobación de esta norma, toda vez que, a su juicio, supone "una oportunidad perdida" para desarrollar "una legislación avanzada".
De hecho, se ha mostrado muy crítica con un texto "vacío" que no introduce "ninguna obligación" para la Xunta y que tampoco estipula que quien agrede o discrimina sufra alguna "repercusión". "Es una ley sólo para los titulares de los periódicos, pero los derechos o son o no son", ha sentenciado.
"NO MÁS MIEDO"
A continuación, la diputada del PSdeG Carmen Gallego ha proclamado que ésta es una ley "pensada para mejorar la vida de unos 300.000 gallegos" y que no tengan que "vivir más en el sufrimiento, el miedo o la vergüenza".
Así, tras lamentar que "la ideología más conservadora" dentro del PP se haya opuesto a la inversión de la carga de la prueba o al establecimiento de sanciones, ha apelado a todo el hemiciclo para sacar adelante "una ley de consenso" que pone a Galicia "a la vanguardia" entre todas las comunidades autónomas.
Y es que, entre sus aspectos positivos, ha destacado que articula medidas de prevención y de concienciación y que promueve la "acción positiva". "Está claro el avance", ha opinado la socialista, para quien hoy es "un día de alegría y de romper los armarios".
"MÁS ALLÁ DE PARTIDISMOS"
En su primera intervención, Marta Rodríguez-Vispo (PP) ha defendido que, en asunto de tanta "trascendencia" como la "igualdad efectiva" de todos, los grupos tienen la "obligación" de ponerse de acuerdo "más allá de partidismos".
Es por ello que ha incidido en la capacidad de todas las fuerzas de "hacer un esfuerzo" por situar a Galicia "a la vanguardia de la protección efectiva de los derechos". Así, ante las críticas de la oposición, ha subrayado que "lo importante es avanzar" en esta materia.
"LIBERTAD E IGUALDAD"
"No se trata de partidismos, sino de un texto descafeinado", ha replicado Eva Solla, crítica con una ley que "no obliga, no sanciona y es titubeante en algunos derechos". Precisamente por ello, ha puesto en duda su eficacia.
"Tenemos que cree que los mismos empresarios que explotan a sus trabajadores van a ser buenísimos con el colectivo LGTBI o que el mismo gobierno que recorta en servicios públicos se va a preocupar por sus derechos", ha subrayado, y ha sentenciado: "credulidad ante la derecha, la justa".
También Carmen Gallego ha considerado "chocante" que el PP, que está impulsando "una involución en los derechos", ahora dé "un sí" a esta norma y Carme Adán ha aprovechado para reclamar a los populares que defiendan "siempre" la libertad y la igualdad, también en la reforma de la Ley del aborto. "No valen hipocresías", ha advertido.
Para cerrar el debate, Marta Rodríguez-Vispo ha admitido que "todo en la vida es mejorable", pero ha considerado que la aprobación de esta norma con el objetivo de "combatir la discriminación" marca "un hito histórico" en Galicia.
"DÍA HISTÓRICO"
De la misma forma, antes de iniciarse el debate plenario, el secretario xeral del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, ha destacado ante los medios de comunicación que el de hoy es "un día histórico", por la aprobación de una ley que "procura hacer normal lo que la sociedad ya entiende como normal".
"Hoy es un día grande", ha proclamado, "orgulloso" por la "unanimidad" en torno a una propuesta legislativa impulsada por su partido aunque --ha puntualizado-- "no es la ley al 100% que quería el PSdeG". En todo caso, ha dejado claro que esos puntos que han sido limados para obtener el apoyo del grupo mayoritario "no empañan" el avance que supone en materia de "igualdad".