Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿La Casa Real debería apretarse el cinturón para contribuir a la reducción del déficit público?

Para reducir el déficit del Estado, el ejecutivo recorta el sueldo de los funcionarios en un 5% y congelará las pensiones en 2011. Además, los altos cargos también ven reducidas sus retribuciones, así como los miembros del Gobierno. A estas medidas, según proponen algunos grupos parlamentarios, debería añadirse la congelación de la partida destinada a la Casa del Rey, fijada en casi nueve millones de euros para 2010.
Como consecuencia de la crisis económica, la Casa del Rey ya pidió expresamente que se congelara su asignación constitucional para 2010, fijada en 8,9 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado. Las cuatro formaciones apoyan esta iniciativa, pues entienden que "lo lógico" sería que, en un escenario de reducción de los sueldos públicos, el jefe del Estado también viera menguados sus ingresos.
Así, el diputado de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, defiende que si el recorte que impulsa el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero quiere ser "justo y equilibrado", éste debe afectar más "a los que más tienen" y, en ese sentido, debería 'tocarse' la financiación que anualmente recibe la Casa del Rey a través de los Presupuestos Generales del Estado.
El representante de IU en la Cámara Baja lamentó que esta medida no haya partido ni del Gobierno ni del propio Monarca, pero zanjó el asunto asegurando: "Cada uno es responsable de lo que hace, pero también de lo que no hace".
En términos similares se expresó también el diputado de ICV, Joan Herrera, quien considera que la partida de la Casa del Rey debería disminuir al menos en términos análogos a los del resto de altos cargos del Gobierno.
Por su parte, el portavoz de los republicanos catalanes en el Congreso, Joan Ridao, también considera que el recorte salarial del 15 por ciento que va a afectar todos los órganos constitucionales también debería aplicarse a la Casa del Rey, puesto que, a su juicio, "no puede quedar al margen". "Es de sentido común", apostilló.
De su lado, el portavoz de los nacionalistas gallegos, Francisco Jorquera, quiso dejar claro que éste es un aspecto "anecdótico", en tanto en cuanto el BNG discrepa "con el fondo" del plan de ajuste aprobado por el Gobierno y que se someterá a votación en el Congreso el próximo jueves. IM