Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marjaliza describió al juez una "corrupción generalizada" en Valdemoro (Madrid)

David Marjaliza, socio y amigo de Francisco Granados, el cabecilla de la red Púnica, describió al juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco una "corrupción generalizada" en Valdemoro (Madrid), además del detalle de cómo funcionaba la trama delictiva y el montante de las comisiones que percibían por la recalificación de terrenos que no era del 3 por ciento sino del 20.

Así consta en el audio, al que ha tenido acceso Europa Press, de la declaración que el presunto 'cerebro' de la red corrupta y empresario de la construcción, David Marjaliza, prestó el pasado junio en calidad de investigado y en la que detalló el 'modus operandi' de la organización en varios municipios madrileños.

Al ser preguntado si con esos favores urbanísticos "ganaba" la localidad madrileña de Valdemoro o "ganaban" quienes fueran sus alcaldes Francisco Granados o José Miguel Moreno Torres, Marjaliza responde: "Yo creo que en esa época hemos ganado todos". "Cuando se adjudicaban los suelos, tu pactabas y pagabas un precio", añade.

"¿Y cómo se pagaba el dinero: en mano, con dinero contante y sonante?", inquiere el juez, a lo que Marjaliza responde con un "claro". "¿Y se lo llevaba Granados?", le pregunta. "Claro", vuelve a responder el constructor.

No se acuerda de todas sus empresas

Durante su declaración ante el juez Velasco el pasado mes de junio, Marjaliza pide ser preguntado tema por tema, ya que considera que narrar la trama "por bloques es más fácil" y desmiente las informaciones que le señalan como amigo del expresidente del PP de Madrid desde la infancia.

"Paco me saca tres o cuatro años y no hemos estudiado juntos ni mucho menos -puntualiza ante el juez-. Conozco a Paco desde que estaba en Alianza Popular, pero  tenemos un enfrentamiento y decido dejar la política, y cuando llega a la Alcaldía pues se acercan posturas y reconciliamos nuestras diferencias políticas".

A partir de ahí, Marjaliza narra al juez que él era un "promotor inmobiliario mediano de Valdemoro", sector en el que trabaja desde los 19 años, y que fue Granados quien les "junto a comer" a él y a otro promotor más fuerte, Ramiro Cid Cicluna, para proponerles crear una sociedad en la que el alcalde estaría presente en un 20 por ciento, según cree recordar su exsocio, a través de la mujer de su jefe de gabinete, Ignacio Palacios.

"No lo dice, pero se sobreentiende"

"De alguna manera entiendo que es entre comillas su porcentaje", puntualiza Marjaliza. El magistrado le pregunta si en dicha reunión Granados les prometió que recalificaría suelo rústico para que puedan construir, a lo que el promotor contesta que el exdiputado popular no lo dice así de claro "pero se sobreentiende".

En este momento, el declarante reconoce ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 que no recuerda muy bien los detalles ni el nombre de la sociedad porque en ese momento -se encontraba en prisión y no sale hasta seis meses más tarde-, lleva "ocho meses perdido" y además no se sabe el nombre de todas sus empresas. "El entramado empresarial mío es bastarte grande y hay cosas que he vendido y cosas que no", señala, para concluir que esta sociedad en concreto se llamaba Servicios Patrimoniales de Obras y Vías.

Sobre el porcentaje de Granados, que en dos ocasiones sitúa en el 20 por ciento y luego duda para situar en un diez por ciento, Marjaliza señala que era la parte que "él (Granados) iba a ganar. "Nosotros compramos suelo, el dinero lo poníamos Ramiro y yo", indicó Marjaliza al juez.
Pagos por contratos
Asimismo confesó al juez Velasco que pagó "más de 200.000 euros" al Alfredo Ovejero, jefe de gabinete del primer edil 'popular' de Valdemoro, José Carlos Boza Lechuga, por la adjudicación de la gestión de los parquímetros de la localidad. A preguntas de Anticorrupción, precisó que, en los pagos, "estaría alguien más". "Entiendo que el alcalde, porque iba a algunas reuniones y comidas", dijo.

Marjaliza se refiere, en concreto, a la adjudicación otorgada por el Consistorio en 2012 a Sacyr y una de sus filiales para controlar el estacionamiento regulado en la localidad del sur de la Comunidad de Madrid.

"Se pagaron en varias veces, más de 150.000, yo creo que fueron 'doscientos algo mil', al año siguiente de la adjudicación", dijo el empresario durante el interrogatorio practicado en junio del pasado año, a cuya grabación ha tenido acceso Europa Press. "Como fue en varias veces no me acuerdo", agregó. "Hablábamos con el jefe de gabinete y él haría las gestiones oportunas", explicó, en respuesta a las preguntas de las fiscales Teresa Gálvez y Carmen García.amiro y yo", indicó Marjaliza al juez.
También reconoce pagos al exedil socialista de Pinto
Marjaliza también reconoció el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco,  que la trama Púnica pagó contraprestaciones al alcalde socialista de la localidad madrileña de Pinto, Antonio Fernández, por la construcción del proyecto comercial y empresarial Plaza Éboli.

En los audios de este interrogatorio, precisa que esos pagos no fueron realizados directamente por él, sino por el considerado su mano derecha, el también empresario José Luis Capita.

"No recuerdo si eran sobres porque no los llevé yo, pero seguramente sí", dijo el empresario al juez. "¿Cobró algún cargo público?", se le preguntó y Marjaliza contestó: "Si, si, Antonio". El empresario indicó que los pagos tuvieron lugar hace una decena de años y, por ello, el posible delito cometido estaría prescrito en este caso.

"Allí lo que se hizo fue un concurso con el grupo Sonae portugués. Nosotros nos quedamos con la parte del hotel y las oficinas y el grupo Sonae con la parte comercial", aseguró.

Antonio Fernández estuvo al frente de la alcaldía de Pinto durante diez años, entre 1995 y el año 2005. Un juez le condenó en 2014 a pagar una multa por un delito de coacción y acoso laboral contra Paloma Crespo, trabajadora municipal de Aserpinto. La sentencia fue anulada por la Audiencia Provincial, que ordenó repetir el juicio.
Comisiones a Eva Boros, de Ciudadanos
El empresario reconoce también pagos por un importe de 30.000 euros a la ex 'número 3' de Ciudadanos a la Asamblea de Madrid Eva Borox, en su etapa como concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Valdemoro.

El pago estaba destinado "a que no hiciera mucho ruido" y se posicionara a favor de determinadas adjudicaciones que convenían a la trama. "Era la portavoz del PSOE en Valdemoro y, en un momento dado, interesaba que votara a favor o se abstuviera en determinadas votaciones", explica el empresario en el interrogatorio.

Según Marjaliza, fue "José Miguel" --en referencia al alcalde de la localidad José Miguel Moreno Torres-- el que le pidió que hablara con ella. "Fue en la legislatura que comenzó en 2007", precisó el que fuera amigo de la infancia del exsecretario general del PP madrileño, Francisco Granados.

Borox entregó hace unos meses su acta de diputada después de que se hiciesen públicas unas imágenes en las que aparecía acompañada de Marjaliza. Aseguró que no tenía relación con él y que simplemente lo conocía por ser un vecino de Valdemoro.