Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá insta a los países iberoamericanos a garantizar el acceso eficaz a la justicia de los más desfavorecidos

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha instado este lunes a los países iberoamericanos a trabajar para fortalecer la cooperación con el objetivo de garantizar el acceso eficaz a la justicia de todos los colectivos más desfavorecidos de la sociedad.
Catalá ha hecho este llamamiento a los países miembros de la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos (COMJIB) durante su intervención en el 'I Encuentro sobre el futuro de la Justicia en Mesoamérica: Prioridades y Metas', organizado en la ciudad guatemalteca de La Antigua.
Durante su intervención, el ministro español ha enfatizado que uno de los objetivos estratégicos de la COMJIB debe ser facilitar la igualdad en el acceso a la justicia de modo que la vulnerabilidad económica, social o educativa no sean un obstáculo para obtener la protección jurídica adecuada por parte del Estado.
Dentro de los colectivos de especial consideración ha señalado a los menores, los adolescentes en conflicto con la ley, las mujeres víctimas de violencia de género, las personas privadas de libertad y las poblaciones indígenas.
Tras aludir a la función de la COMJIB en el cumplimiento de los objetivos trazados por las Naciones Unidas en su Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el titular de Justicia ha destacado "la importante labor" que pueden tener España e Iberoamérica en el impulso conjunto de la paz, la Justicia y la solidez de las instituciones.
Así, tras repasar las reformas afrontadas en los últimos años en España con la doble finalidad de hacer frente a la crisis económica y financiera y adaptar las estructuras económicas y jurídicas a las nuevas realidades propias del siglo XXI, el ministro ha puesto la experiencia española al servicio de COMJIB y de los distintos países iberoamericanos.