Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una diputada de CiU sufrió una crisis de ansiedad por la "agresividad e intimidación" de los asediadores del Parlament

Marcos confundió con un reportero a un exaltado que le filmó y conminó a sonreír entre la muchedumbre y después le identificó en comisaría
La parlamentaria de CiU Ana Isabel Marcos ha recordado que sufrió "mucho miedo" cuando una multitud se dirigió hacia ella con una "actitud bastante agresiva" y uno de los exaltados le agarró del brazo mientras otro le filmaba contra su voluntad. El acoso que padeció el 15 de junio de 2011 ante el Parlament de Cataluña le provocó una crisis de ansiedad y someterse después a tratamiento médico de ansiolíticos.
Marcos ha sido la primera diputada en comparecer por videoconferencia en la tercera jornada del juicio que se sigue en la Audiencia Nacional contra 19 acusados por asediar la Cámara autonómica para protestar contra los recortes e impedir que los parlamentarios votaran los Presupuestos catalanes. Unos hechos por los que el Fiscal pide cinco años y medio de cárcel y Manos Limpias nueve años de prisión para cada uno de ellos.
Ana Isabel Marcos i Vilar ha asegurado que identificó en comisaría a la persona que le sujetó del brazo derecho mientras le dijo "ahora toca sesión fotográfica. Sonríe". En un principio, confundió a ese hombre con un reportero ya que portaba un brazalete naranja similar al utilizado por la prensa, le pidió "auxilio" y le dijo que se sentía "muy intimidada", pero este hizo caso omiso y siguió filmándole.
La defensa ha cuestionado que no recordara detalles del agresor el día siguiente del ataque pero sí días después. "Es muy fácil, cuando hice la declaración un día después estaba en situación de colapso", ha respondido Marcos, para añadir que le reconoció entre las "muchas fotografías" que le mostraron los Mossos.
LANZABAN BOLSAS DE BASURA Y BOTELLAS
La testigo ha rememorado que aquel 15 de junio de 2011 se dirigía junto a otras dos parlamentarias hacia la Cámara autonómica. Las compañeras de su grupo salieron corriendo y encontró a "muchísima gente" que se dirigía hacia ella entre "insultos, amenazas y lanzando bolsas de basura, botellas y un líquido". "Hijos de puta, la crisis es por culpa de los políticos, no entrareis en el Parlament, los compañeros tuyos ya han entrado, pero vosotros no entrareis", gritaban.
En ese momento, uno de los acusados le sujetó del brazo mientras otro le filmaba durante dos o tres minutos. "Sí se empleó fuerza. Sentí miedo, me sentí intimidada, le pedí ayuda pero continuó haciendo fotos y diciendo que sonriera", ha agregado.
Tras ello, pidió socorro a la Guardia Urbana de Barcelona y logró acceder en el vehículo policial hasta el Parlament por la puerta trasera del edificio. "Estaba tan nerviosa que lo único que quería era cumplir mi deber", ha indicado, para añadir que allí fue atendida por la doctora de la Cámara como consecuencia del estado de shock en el que se encontraba y se le diagnosticó una crisis de ansiedad. No reclama ninguna indemnización por el daño sufrido.
La Fiscalía pide cinco años y medio de prisión para cada uno de los acusados y reclama que se les imponga, además, una multa de 7.500 euros. La acusación popular ejercida por Manos Limpias reclama 9 años de prisión ya que imputa a los manifestantes, además, un delito de atentado contra la autoridad y otro de asociación ilícita.
El Ministerio Público considera que "provocaron un fundado temor en la seguridad" de los parlamentarios y les atribuye delitos contra las Instituciones del Estado y atentado contra la autoridad.
Los manifestantes "increparon y acorralaron mediante amenazas e insultos" el vehículo de Artur Mas y el diputado invidente de CiU Josep Maria Llop, y golpearon "repetidas veces con los brazos en alto" a Alfons López Tena, y también sufrieron acoso los diputados Joan Boada, Gerard Figueras, Ernest Maragall, Ana Isabel Marcos, Salvador Milà y Santi Vila, según las conclusiones provisionales de los fiscales Teresa Sandoval y José Perals
Los incidentes se produjeron en el contexto de una manifestación convocada bajo el lema 'Paremos el Parlament. No dejaremos que aprueben recortes' y después de que durante la noche desconocidos pusieran materiales de obra --como vallas, hormigón, cuerdas y maderas-- en las puertas de acceso al recinto parlamentario para evitar el acceso de los diputados.