Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cifuentes y Botella se reúnen este miércoles tras la polémica por limitar los espacios de las manifestaciones

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y la delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, se reunirán este miércoles, pocos días después de la polémica suscitada por la petición de la regidora de la capital de acordar espacios en la ciudad en los que se podrían limitar las manifestaciones, como ocurre en París.
Así lo ha confirmado la propia delegada tras acudir a la Comandancia de la Guardia Civil de Tres Cantos, donde se ha hecho entrega al Instituto Armado de distinto material para la protección del Medio Ambiente en la Comunidad de Madrid. No obstante, no ha dado detalles al ser un encuentro de carácter "privado".
"No comento los encuentros de naturaleza privada, como no lo he hecho nunca cuando me he reunido con el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, u otras personas", ha indicado la delegada madrileña.
Se trata de una comida que tendrá lugar, según fuentes próximas a la delegada, después de la toma de posesión del rector de la Universidad de Alcalá, Fernando Galván.
La semana pasada Botella anunció que había mandado una misiva a Cifuentes para proponerle acordar espacios para las manifestaciones con tres criterios: los ejes estratégicos de transporte, las áreas de afluencia turística y las zonas históricas.
"El derecho de manifestación se puede y se debe regular", señaló entonces la alcaldesa, quien indicaba que "urge tomar medidas" porque "no se puede entorpecer la movilidad de Madrid de manera frecuente con manifestaciones".
Por su parte, Cifuentes criticó haberse enterado por los medios de comunicación de esta petición y le solicitó que "sus propuestas mediáticas", como la instalación de más cámaras de videovigilancia en el centro de Madrid o la propia de limitación de manifestaciones en algunos puntos de la capital, le lleguen "por los cauces legales".