Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cifuentes reconoce tener "amistad" con Rivera pero señala que nadie "debe decir al PP lo que tiene que hacer"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (PP), ha reconocido este lunes mantener "una relación satisfactoria" con Ciudadanos, partido que la apoyó en su investidura, y una relación de "amistad" con su candidato, Albert Rivera, "desde hace mucho tiempo" y al que profesa "cariño y mucho respeto profesional", pero ha dejado claro que "ningún partido debe decir al PP lo que tiene que hacer".
En declaraciones a los periodistas en Huelva, acompañada por la ministra de Empleo en funciones, Fátima Báñez, y preguntada por este asunto, Cifuentes se ha referido a las declaraciones que realizó la pasada semana Rivera sobre los posibles sucesores de Mariano Rajoy, ante la posibilidad de pactos con el PP, describiendo a Cifuentes como una persona "libre y valiente" que ha aceptado el "encargo" de regenerar al PP en Madrid como consecuencia del acuerdo de investidura que firmó con Ciudadanos.
Al respecto, la popular ha insistido en que "ningún partido debe interferir en asuntos de otros", indicando además que Ciudadanos "no puede decir al PP quien tiene que ser el candidato, no puede hacerlo y menos cuando dentro del PP todos apoyamos a Rajoy".
Sobre éste, ha dejado claro que "no sólo es un gran candidato que ganó las pasadas elecciones, sino el mejor presidente de la democracia porque le ha tocado gobernar en las circunstancias más difíciles, pasando España de ser un país desahuciado a encabezar la creación del empleo".
En este punto, ha incidido en que "lo que tienen que hacer los partidos es respetar la opinión de los españoles y si éstos quieren apoyar al PP y que Rajoy gobierne, el resto de los partidos no debería poner por delante sus antipatías o simpatías, ya que no es una cuestión personal, sino que los acuerdos deben lograrse en base exclusiva de las actividades programáticas".