Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cobo pedirá a la Fiscalía que investigue el presunto espionaje al que ha sido sometido

Todos los espiados son miembros del PP, y todos de Madrid. Video: Informativos Telecinco.telecinco.es
Cobo ha dicho en rueda de prensa que espera que este asunto "se esclarezca hasta las últimas consecuencias" y "se depuren responsabilidades", sobre las que no ha querido aventurar nada.
En concreto, el vicealcalde quiere saber quién ha realizado esos seguimientos y "quién o quiénes" lo han ordenado, si esas personas tienen una retribución pública y, en ese caso, si esa administración o entidad que les paga tiene competencias para realizar un seguimiento, a "quién o a quienes" se entregaban los informes y con qué fin se realizaban. 
Tal y como publica hoy el diario El País, "al vicealcalde le hacían seguimientos en los alrededores de su despacho en el Palacio de Correos y desde que salía por la mañana de su domicilio particular". "Cobo sale del domicilio a las 08.25 de la mañana, tomando el itinerario particular y llegando a su puesto de trabajo a las 09.02 horas", explica uno de los "partes" elaborados por los ex agentes.
El mismo informe aclara que debido a "las fuertes medidas de vigilancia y control" de la mano derecha del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, "después de un tiempo prudencial", los ex agentes a sueldo de la Comunidad "abandonan la zona y se dirigen a montar el dispositivo de otro objetivo".
Tal y como señala el diario, el seguimiento de los guardias civiles "se detiene el 8 de abril en los aledaños de Génova".
Un día antes, el mismo rotativo publicaba los seguimientos en viajes oficiales y de placer del vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. De ese espionaje, realizado en algún caso con cámaras ocultas, se elaboraron dos informes donde se aportan fotografías del número dos de Aguirre y se insinúa que podría estar relacionado con conductas delictivas.
El 19 de enero vio la luz una información que aseguraba que el consejero de Interior, Francisco Granados, tenía un servicio secreto "extra oficial", que se dedicaba a espíar y elaborar informes sobre tramas de corrupción que afectaban a ayuntamientos madrileños dirigidos por socialistas. Sin embargo, y por el momento, ninguna de las investigaciones parece estar relacionadas.