Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Constitucionalistas discrepan sobre si el Rey debe proponer otro candidato a la investidura si Sánchez fracasa

Los expertos en Derecho Constitucional están divididos acerca de si el Rey Felipe VI está obligado a proponer otro candidato a la investidura en caso de que el socialista Pedro Sánchez no logre ser presidente del Gobierno, o si puede dejar correr el plazo de dos meses desde la primera votación para que se convoquen nuevas elecciones.
El artículo 99 de la Constitución dice en su apartado 3 que si el candidato no logra la investidura en una primera votación (por mayoría absoluta) ni en una segunda (por mayoría simple) "se tramitarán sucesivas propuestas en la forma prevista en los apartados anteriores".
Sin embargo, el catedrático de Derecho Constitucional la Universidad de Santiago Roberto Blanco Valdés cree que el "sentido del artículo" es que el Rey proponga a un candidato con posibilidades de salir elegido, pero no "que haya candidatos para ir siendo derrotados uno tras otro" lo que generaría "una situación de frustración".
"La Constitución dice que la forma de resolverlo es que haya más propuestas, pero no quiere decir que tenga que haberlas", ha argumentado. Por eso, considera que el Rey "no está obligado" a proponer la investidura a otros candidato, incluso que lo lógico es que no haga ninguna propuesta si ninguno de los candidatos tiene opciones de reunir los apoyos necesarios, cosa que en este momento no parece probable.
Con todo, ha apuntado que cabría imaginar distintos escenarios y, por ejemplo, podría suceder que a medida que transcurran los dos meses de plazo, si las encuestas fuesen malas para PP y PSOE, estos "recondujeran su negativa a ir juntos a un Gobierno de coalición". En ese caso, opina, el candidato podría dirigirse de manera informal al Rey.
A su modo de ver, lo que sí es probable es que si Pedro Sánchez fracasa el Rey abra una nueva ronda de consultas con los representantes políticos, o que al menos mantenga contactos informales.
En cambio, el profesor titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Málaga Rafael Naranjo de la Cruz, sostiene que ese "se tramitarán sucesivas propuestas" del artículo 99 es "una frase en sentido imperativo" y, por lo tanto", un "mandato al Rey".
PODRÍA PROPONER A UN CANDIDATO EXTRAPARLAMENTARIO
En su opinión, el texto obliga al Rey a abrir un nuevo periodo de consultas --por su alusión a "los apartados anteriores"-- y a proponer un candidato, ya sea otra vez al mismo Pedro Sánchez, o a otro de los candidatos o, si se diese el caso, a una persona que no fuese ni diputado ni senador pero que pudiera recabar los apoyos necesarios, aunque sea improbable políticamente.
"No está obligado a proponer a Mariano Rajoy ni a Pedro Sánchez ni al tercero, es uno de los pocos actos en los que el Rey tiene algo de margen de discrecionalidad y la Constitución no exige que se presente a un determinado perfil de persona", ha explicado.
Eso sí, ha opinado que siempre cabe la posibilidad de que un candidato decline presentarse a la investidura, como ya hizo Rajoy al término de la primera ronda de consultas de Felipe VI. "A nadie se le puede obligar a que se presente a ningún cargo político, el artículo 23 (de la Constitución) lo prohibiría", ha opinado.
DOS MESES, PERO NO PARA "QUEDARSE DE BRAZOS CRUZADOS"
Por su parte, la catedrática de Derecho Constitucional de la UNED, Yolanda Gómez Sánchez, considera que en caso de una investidura fallida de Sánchez, la Carta Magna lo que prevé es que el Rey haga nuevas consultas y una nueva propuesta dentro de ese plazo de dos meses que empieza a correr desde la primera votación.
Por lo tanto, Gómez sí que cree que el monarca estaría obligado a hacer "alguna otra propuesta. "Lo que manda la Constitución es que se reinicie el procedimiento, como se hizo en la primera ocasión", ha dicho, subrayando que para que todo candidato sea propuesto debe haber unas consultas previas que no se pueden obviar.
"La Constitución lo que manda es que el jefe del Estado continúe haciendo propuestas. Cuando la Constitución establece un plazo de dos meses no es para que se quede de brazos cruzados", ha manifestado, para agregar que la Carta Magna no está pensada para que el monarca se quede "inactivo".
Según esta catedrática de Derecho Constitucional, tras esa nueva ronda de consultas Felipe VI puede proponer a Mariano Rajoy, de nuevo a Sánchez, a Albert Rivera, a Pablo Iglesias o a otro candidato aunque no cuenten de antemano con suficientes apoyos.
De hecho, rechaza que el candidato propuesto deba contar antes con respaldo suficiente para ser investido. "Entonces ¿para qué ha propuesto a Sánchez si no puede ser investido?", se ha preguntado, si bien ha reconocido que es "inédito" que el secretario general de los socialistas no haya abierto negociaciones hasta que no ha tenido el encargo del Rey.