Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Sur pide a norcoreanos que retiren la amenaza sobre los vuelos civiles

Corea del Sur instó hoy a Corea del Norte a retirar de forma inmediata su amenaza militar sobre la seguridad de los vuelos civiles surcoreanos que sobrevuelan su territorio por tratarse de una "violación de las normas" y un "acto inhumano".
Según el portavoz del Ministerio de Unificación surcoreano, Kim Ho-nyoun, citado por Yonhap, estas amenazas militares "no sólo violan las normas internacionales, sino también son un acto inhumano que no puede ser justificado bajo ningún concepto".
"El Gobierno (de Seúl) urge a Corea del Norte una retirada inmediata de las amenazas militares a los vuelos civiles", resaltó el portavoz.
Corea del Norte declaró a última hora del jueves que "no se puede garantizar la seguridad para los vuelos civiles surcoreanos que sobrevuelan cerca de su territorio, sobre todo alrededor del Mar del Este (Mar de Japón)", durante las maniobras militares entre Corea del Sur y EEUU, que comienzan el próximo lunes.
Corea del Norte critica estos ejercicios militares regulares que Corea del Sur y EEUU celebran cada año simulando una hipotética guerra con el país comunista, al calificarlos como un preludio de invasión a su país.
Corea del Norte y Corea del Sur permanecen técnicamente en guerra desde que en 1953 se firmara un armisticio, en lugar de un tratado de paz, para poner fin a tres años de enfrentamiento.
Días antes Corea del Norte había exigido la suspensión de estos ejercicios al denunciarlos como un preludio de invasión a su país, mientras que EEUU defiende que son maniobras rutinarias y defensivas.
La península coreana vive bajo una escalada tensión abierta en las últimas semanas desde que Pyongyang anulara todos los acuerdos de no confrontación política y militar con su vecino del Sur en protesta por la política del Gobierno conservador de Seúl.
Además, Pyongyang admitió la semana pasada que prepara el lanzamiento de un satélite de comunicaciones, que los observadores surcoreanos creen que en realidad escondería un misil de largo alcance Taepodong-2.