Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Costa Rica acoge a Zelaya como legítimo presidente y pide el apoyo continental

El presidente de Honduras, Manuel Zalaya (i), junto a su homólogo de Costa Rica, Óscar Arias (d), ofrecen una rueda de prensa en la base 2 del aeropuerto Juan Santamari, cerca a San José (Costa Rica). EFEtelecinco.es
El presidente de Honduras, Manuel Zelaya, fue recibido hoy en Costa Rica como "huésped" y "legítimo" mandatario de su país, en donde, con el respaldo de San José, solicitó el apoyo de todos los Gobiernos americanos para retomar al poder a pesar de haber sido destituido por el Congreso hondureño.
Zelaya, quien aterrizó en horas de la mañana en el aeropuerto internacional Juan Santamaría, tras haber sido sacado de su casa a la fuerza por los militares, ofreció una rueda de prensa en la terminal y fue enfático en afirmar: "soy el legítimo presidente de Honduras y solo el pueblo tiene el poder de quitarme de ahí, no un grupo de gorilas".
"No necesito pedir asilo, solo hospitalidad, porque sigo siendo presidente aunque algunos ambiciosos grupos militares se opongan", señaló horas antes de que el Congreso de su país decidiera destituirlo por incurrir en "reiteradas violaciones" de la Constitución, otras leyes y sentencias judiciales.
El mandatario dijo haber sido "secuestrado" por un grupo de entre ocho y diez militares, que entraron a su casa por la fuerza y lo sacaron con "brutalidad y violencia" horas antes de que se celebrara una consulta que promovía con el propósito de buscar una reforma constitucional en noviembre.
Zelaya detalló que los soldados encapuchados lo apuntaron con armas y amenazaron con matarlo. Que fue conducido a la sede de las fuerzas armadas y obligado a subir al avión presidencial y sin siquiera decirle su destino.
"Supe que estaba en Costa Rica hasta que aterricé. El presidente (Óscar) Arias me llamó poco después, así como otros presidentes amigos", comentó.
Para demostrar lo apremiante de su situación, Zelaya recalcó que ofrecía la rueda de prensa vestido con camiseta y sin calcetines ni ropa interior, pues los militares lo sacaron prácticamente de su cama.
El mandatario hondureño subrayó que no solicitará asilo en Costa Rica, pues su firme intención es retornar a su país, pero evitó referirse al momento o las condiciones en que podrá hacerlo.
"Soy el presidente de Honduras, democráticamente elegido y espero contar con el apoyo de todos los Gobiernos democráticos de América para restituir el derecho en mi país", manifestó.
Por su parte, el mandatario costarricense, Óscar Arias, quien acompañó a Zelaya en la conferencia, condenó fuertemente el golpe militar en Honduras y aseguró que esto representa un "lamentable retroceso" en la consolidación democrática de la región, que deja al descubierto la fragilidad de las instituciones.
"Espero que se condene sin contemplaciones el golpe de Estado. Lamento que haya civiles que aún cometen el error de aplaudir un golpe tan solo porque discrepan del Gobierno de turno", dijo.
Arias añadió que asistirá con Zelaya, en calidad de presidente hondureño, a la Cumbre del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), que estaba programada para mañana, pero que se adelantó para esta noche en Nicaragua.
Además, informó que Costa Rica solicitó formalmente a los países que conforman el Grupo de Río que participen en la cita para respaldar al gobernante hondureño.
Por su parte, Zelaya envió un mensaje a los ciudadanos de su país para "mantener la calma", pero "defender sus derechos sociales de formas pacíficas, buscando métodos de resistencia civil no violenta".
"Esto es un complot. Honduras tiene mafias que intentan gobernar. Si me dan un golpe por querer hacer una pregunta al pueblo, si quisiera hacer una reforma económica me fusilaría ese grupo burgués que solo busca mantener el estatus quo", acotó el mandatario.
Zelaya defendió su intención de realizar hoy una consulta popular con el fin de reformar la Constitución del país, que había sido declarada ilegal por el Parlamento y el Tribunal Supremo, argumentando que se trataba simplemente de una "encuesta" para conocer la opinión del pueblo y que su resultado no sería vinculante.
"Esta es la barbarie más brutal de lo que va del siglo XXI en América. Es una intentona por destronar a la democracia y al Estado de Derecho", añadió.
El presidente del Parlamento de Honduras, Roberto Micheletti, fue nombrado hoy por el Legislativo como nuevo jefe de Estado del país, minutos después de que los diputados destituyeran a Manuel Zelaya, llevado a la fuerza por militares a Costa Rica.
El Congreso de Honduras destituyó a Zelaya y nombró en su lugar a Roberto Micheletti, titular del Legislativo, quien estará en el cargo hasta que termine el mandato, el 27 de enero de 2010.