Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Críticos del PSC acusan a Navarro de "sectarismo" y decidirán en junio si dejan el partido

Mohedano deja temporalmente su militancia tras ser expulsado de la dirección
La corriente crítica socialista Avancem ha acusado este lunes de "sectarismo político, decadencia y extrema debilidad" a la dirección del PSC y a su líder, Pere Navarro, por la decisión de la Comisión de Garantías de expulsar de la Ejecutiva al crítico Fabián Mohedano.
En rueda de prensa, el miembro y fundador de la corriente Joan Ignasi Elena se ha declarado "especialmente molesto y escandalizado" porque la dirección del partido y los medios de comunicación hayan sabido antes la resolución de la Comisión sobre Mohedano que el propio afectado, que aún no tiene ninguna notificación.
Avancem ha convocado para el 28 de junio la tercera asamblea desde que se constituyó --tres años atrás-- y allí abordará las estrategias para "reconstruir el espacio socialista" y decidirá si su futuro pasa por que su principales miembros sigan en el PSC o dejen el partido --ya hay miembros de la corriente que no tienen carné--.
Elena ha dicho que "todas las opciones están encima de la mesa" y que la decisión también se tomará según cómo el PSC encare otros conflictos pendientes, como el futuro de los tres diputados díscolos que se desmarcaron de la disciplina de voto en el Parlamento catalán.
Él, que es uno de los tres diputados díscolos, ha lamentado que ya hace dos meses y medio que la Comisión de Garantías les ofreció "mediación" para encontrar una solución negociada, y desde entonces no han tenido más noticias ni de este órgano ni de si la dirección acepta esta mediación.
Pese a asegurar que respetan la Comisión de Garantías, Elena ha mostrado su perplejidad por que se sancione a Mohedano por ir a un acto de ERC sobre la consulta -en diciembre de 2013- en el que no figuraban las siglas de la formación y al que se invitó a otros partidos.
Elena también ha criticado que el PSC no tomara la palabra la semana pasada en el Congreso durante el debate sobre la consulta, y ha dicho que vio en Alfredo Pérez Rubalcaba "la intervención de un socialismo español demasiado enrocado en la defensa a ultranza de la ley como elemento para impedir la expresión de la voluntad catalana".
El diputado autonómico ha concluido que el PSC, tanto por sus decisiones internas como de proyecto político, ha quedado sumido en "una política antipática, agresiva, orgánica, de despacho y con una mirada excesivamente conspirativa".
CARNÉ EN EL CONGELADOR
Mohedano ha lamentado que la decisión de expulsarle de la Ejecutiva demuestra que "el partido tiene amos" y encarna un socialismo conservador alejado del proyecto de Avancem, que es el construir una alternativa de izquierdas en Cataluña capaz de gobernar y que trascienda las siglas de los partidos.
El crítico ha decidido dejar temporalmente su militancia en el PSC, lo que significa que no rompe el carné socialista, sino que lo pone "en el congelador, y a esperar a ver qué pasa" con el futuro del partido.
VOCAL RASO
El también miembro de la corriente crítica y a la vez miembro de la Ejecutiva del PSC, Jordi del Río, ha dicho que se considera "vocal raso" de la dirección porque hace tres meses envió una carta en la que renunciaba a sus atribuciones como responsable de la calidad democrática del partido.
Del Río considera que, al no haber obtenido respuesta, ya se le puede considerar vocal de la Ejecutiva sin atribuciones específicas; y ha explicado que ha renunciado a asumir la calidad democrática por decisiones como la de llevar a Mohedano a la Comisión de Garantías.